National Records
Jeniffer Rosa López / NYC
February 11, 2009 AT 10:00 AM EST

Hace casi una década la agrupación mexicana Nortec Collective sorprendió a todos con su arriesgada pero pegajosa fusión de música norteña y electrónica.

Lo que empezó como un raro experimento con los sonidos de Ramón Amezcua, alias Bostich y Pepe Mogt, mejor conocido en el escenario como Fussible, fue sin duda un detonador para un movimiento cultural de vanguardia. Hoy su música colmada de tubas, acordeones y sintetizadores, es una de las mejores noticias que han llegado de Tijuana en los últimos tiempos.

¿Cómo comienza Nortec Collective?
Lo empezamos Pepe (Fussible) y yo, en Tijuana, en 1999 experimentando con sonidos de música norteña y electrónica. Hicimos dos canciones, él hizo una canción que se llama “Ventilador” y yo otra que se llama “Polaris” y a partir de eso, decidimos compartir los sonidos con otros grupos en Tijuana.

Cuando menos lo pensamos ya se había juntado el disco, había gente de otras disciplinas haciendo diseño gráfico, haciendo vídeo, muchas cosas inspiradas en esta música que después ya se llamó Nortec, fusión de la (música) norteña y la tecnología. No esperábamos que jugar con estos sonidos iba a representar a nuestra ciudad (Tijuana) en muchos aspectos.

¿Cómo funciona Nortec?, ¿Cómo se reparten las tareas?
En el proyecto más reciente, Tijuana Sound Machine, nuestras inspiraciones son los sintetizadores, las cajas de ritmos, todo lo que tiene que ver con música electrónica, y ya después estas ideas las llevamos a un estudio de grabación con los instrumentos reales de la música norteña, que son las tubas, los acordeones, los bajo sextos, y las percusiones. Ellos interpretan las ideas que traemos y después todos esos sonidos ya grabados los llevamos a nuestro estudio, los procesamos y de ahí sale Nortec.

¿Qué piensan sus paisanos los mexicanos de su música?
Al principio fue muy difícil. Había muchos prejuicios. La música tradicional mexicana y el tecno eran escenas completamente opuestas. En los primeros conciertos habían 30 o 50 personas pero al siguiente año teníamos 5 mil y luego 10 mil, y hemos terminado hasta con 50 mil personas en la Ciudad de México. Ha habido mucha aceptación con esta fusión. Ha tenido reconocimiento fuera de nuestro país y eso le da gusto a la gente.

¿Qué significó la nominación al GRAMMY estadounidense para ustedes?
Para serte sincero, realmente, cuando empezamos a hacer música electrónica nunca fue nuestra mirada hacia los GRAMMY porque nuestra música ha sido muy independiente. Sin embargo, estamos concientes de que el GRAMMY tiene un gran valor, sobretodo porque es un reconocimiento a tu trayectoria, a tu trabajo. Entonces, sí estuvimos contentos con la nominación, fue una sorpresa para nosotros.

¿De dónde salen esos nombres: Clorofila, Bostich y Fussible?
Bostich lo tomé de una canción de un grupo suizo porque aquí en Tijuana desde los años 80 siempre nos ha gustado la música tecno pop. La mayoría de la gente que crecimos en Tijuana estamos muy influenciados por la radio americana. De hecho, las estaciones de radio de San Diego y Los Ángeles están aquí en Tijuana y pues, crecimos escuchando esa música. Fussible, pues se puso ese nombre por ser un componente electrónico.

You May Like

EDIT POST