Nacional Records / Cookman International
Jeniffer Rosa López / NYC
August 04, 2008 AT 03:00 PM EDT

Antes de que ser irreverente fuera sinónimo de nítido, que naco fuera un término vanguardista, y mucho antes de que la burla y la crítica fueran la inspiración para la lírica de una composición, ya existía un grupo alternativo (y originario de la cuna del movimiento en español en México: Monterrey) llamado Plastilina Mosh que había incorporado todos estos elementos en su música.

A simple vista, Alejandro Rosso y Jonaz, pueden parecer dos chicos rockeros inofensivos. En su indumentaria no hay indicios de pantalones de cuero ceñidos, ni calaveras, ni mucho menos melenas.

Ahora bien, en el escenario, a este par de mexicanos es mejor tenerlos de amigos. Para los que nunca los hayan escuchado, cabe señalar que los Plastilinos son como el sushi, o como la Torre Eiffel, un gusto se adquiere. Digerirlos toma su tiempo, pero por algo son frecuentemente comparados los Beastie Boys y Beck, venerados íconos de su generación.

Por eso, y porque su nuevo disco All U Need is Mosh tiene invitados de la talla de Adrián Dargelos (Babasónicos) y Ximena Sariñana, probablemente lo mejor que ha exportado México desde Natalia Lafourcade, o la medicina para curar la fiebre RBD, te traemos en exclusiva una entrevista con los meros meros de la música electrónica mexicana.

Haz clic para escuchar “Pervert Pop Song”

¿Cómo definen la música de Plastilina Mosh?
Jonaz-Básicamente a los dos nos gusta mucho la burla. Fuimos una de las pocas bandas que aplicó verdaderamente el humor a nuestro trabajo. Queríamos hacer algo muy ligero, pura joda creativamente. Creo que por eso fue que Mr. P.Mosh le gustó a la gente hace algunos 12 años.

¿Por qué estuvieron tanto tiempo fuera de los escenarios?
Alejandro– Tuvimos problemas con la disquera que nos manejaba, se nos salió todo de las manos y perdimos el track. Éramos amateurs y aunque bromeamos mucho, a la hora de trabajar lo tomamos en serio. Bueno, ni tan serios, pero de veras trabajamos.

¿Sus mamás escuchan sus disco? ¿Qué les dicen?
Jonaz– Mejor dicho, ¿qué nos decían?: “Mijito, no pierdas más el tiempo, ¿de qué vas a comer?”.

¿Se molestan cuando los comparan con Beck o los Beastie Boys?
Jonaz– Para nada, o sea, son los Beasties. Me honra, a mí me gustan mucho, son pioneros en lo que hacen y les ha ido muy bien.

¿Cómo nace su nuevo disco, “All U need is Mosh”?
Jonaz– Nos tomó sólo dos meses grabar y mezclar este disco, pero tuvimos problemas con la disquera y con nuestro manejador y tardamos dos años en terminarlo. Lo hicimos de manera muy independiente. Nunca tuvimos intenciones de hacerlo todo en inglés pero nació así, el 70 por ciento es en inglés. Luego, en el proceso, nos dimos cuenta de que era muy comercial, pero en realidad no lo planeamos, así salió. El disco tiene 12 tracks y participa Ximena Sariñana, una chava muy talentosa, también Adrián Dargelos de Babasónicos y otros más.

Ya los han nominado para el Latin GRAMMY anteriormente, ¿qué piensan de las premiaciones y de la crítica en general?
Alejandro– No nos importa, en realidad el apoyo de la gente es más importante. Jonaz– Fíjate que antes de tocar juntos, estábamos en bandas que eran muy rebuscadas pero también muy malas, creíamos que era lo que teníamos que hacer para complacer a las disqueras y poder vivir de la música. Pero nos dio mucho estrés y se perdía el propósito, que era hacer buenas canciones. Cuando comenzamos en Monterrey, la gente nos decía que nuestro concepto no iba a funcionar, que teníamos que hacer música más comercial. A final de cuentas ellos no hicieron nada y nosotros terminamos firmando contratos.

¿Tienen alguna historia de una fanática obsesionada?
Jonaz– Sí, nos pasó algo muy curioso. No precisamente una fanática, sino un fanático. Hace tiempo… este chavo que lo veíamos en todos lados, en fin que terminó siendo nuestro amigo, y no sabíamos que era un groupie. Es más aquí está, es ahora es nuestro bajista. Míralo nada más.

¿Qué exigen en su camerino cuando andan de gira?
Jonaz-Muy poco, en verdad nada.
Rosso– Cervezas.

¿Quién tiene la última palabra en el estudio de grabación, el rockero de Jonaz o el clásico de Rosso?
Ambos-Los dos.

Eso habrá que verlo.

You May Like

EDIT POST