MIRAMAX
Axel Flowers / ShowBizCafe
November 08, 2007 AT 02:00 PM EST

Visita ShowBizCafe para satisfacer tu dosis de cine

Elenco: Javier Bardem, Tommy Lee Jones, Josh Brolin, Woody Harrelson, Kelly Macdonald

Directores: Joel Coen, Ethan Coen

Libreto: Joel Coen, Ethan Coen

Género cinematográfico: Drama

Clasificada: R, por violencia, drogas y lenguaje fuerte

Calificación: B+

Confieso que últimamente el cine estadounidense me ha decepcionado y me ha dejado buscando refugio en las producciones extranjeras que han amenazado al mundo de Hollywood con su narrativa sincera y sus ideas provocativas y desafiantes. Pero vale aclarar que en este país sigue habiendo narradores de peso, y no me refiero a los autores de esa gran cosecha de películas en la década de los 70 como Martin Scorsese y Francis Ford Coppola. Me refiero a la generación que le siguió. Los hermanos Coen, quienes debutaron en el año 1984 con Blood Simple, vuelven a calar en nuestras mentes con personajes inefables y situaciones insólitas en su nuevo filme No Country for Old Men.

La historia, una adaptación de la novela escrita por Cormac McCarthy, que lleva el mismo título, comienza cuando Llewelyn Moss (interpretado por Josh Brolin) descubre una camioneta rodeada por un grupo de cadáveres, un cargamento de heroína y 2 millones de dólares todavía en el compartimiento trasero. Cuando decide robarse el dinero, Llewelyn da origen a una reacción en cadena de violencia catastrófica que ni siquiera las autoridades pueden detener. Mientras intenta fugarse del estado, lo persigue un psicópata escalofriante llamado Anton Chigurh (caracterizado por Javier Bardem), y el envejecido alguacil de policía Bell (a quien Tommy Lee Jones da vida).

No es una sorpresa que las actuaciones de Bardem y Jones sean memorables; pero lo que sí es una revelación total es la entrega de Brolin (American Gangster, In the Valley of Elah). A mi juicio, su actuación en este filme le merece una nominación al Oscar. En medio de estas dos leyendas, Brolin no sólo se destaca, sino que también lleva el peso del filme. Aunque es una película de persecución, ésta dura más de 2 horas y se desarrolla a su propio paso, por lo que no se la recomiendo a los espectadores afanados. Los hermanos Coen como buenos cirujanos que son, tienen fríamente calculado dónde van a hacer la incisión en cada escena. El ritmo que le imponen es deliberado y adecuado para los desiertos del oeste, que sirvieron de escenario para la cinta.

Por otra parte, el astro real de No Country for Old Men es el director de fotografía Roger Deakins (Kundun, Fargo), quien, aunque aún no ha recibido un Oscar, ha sido nominado en cinco ocasiones. Y puedo apostar que será nominado nuevamente. Su cámara viaja con fluidez, capturando de una manera maravillosa las distancias entre los personajes, tanto literal como metafóricamente. Es como si de repente es el lente el que es perseguido por los que se filma.

La verdad es que mi única queja de la cinta es que los antecedentes de la historia son un poco ambigüos, y al final me esperaba un epílogo que rellenara los pocos huecos del guión. No obstante, los hermanos Coen han perfeccionado el arte de relatar películas de este género. Han encontrado la fórmula perfecta para mantener un alto nivel de suspenso y a la misma vez rociar la historia con un poco de humor. Yo, particularmente, nunca me canso de esta dosis.

You May Like