Detroit Police Department/AP
Isis Sauceda
July 16, 2014 AT 06:28 PM EDT

Lo que debía ser un día de celebración luego de que se encontrara en el sótano de su casa a Charles “Charlie” Bothuell V — el niño de Detroit que estuvo desaparecido 11 días — se ha convertido semanas después en una larga lista de preguntas sobre si era maltratado por su familia.

En una demanda presentada por el Departamento de Servicios Humanos en el Condado Wayne, el niño de 12 años asegura que fue víctima de espantosos abusos por parte de su padre, Charles Bothuell IV, de 45, y de su madrastra, Monique DIllard-Bothuell, de 36.

RELACIONADO: El cantante inglés Gary Glitter, acusado de ocho cargos de abuso sexual

El padre de la criatura se encontraba en una entrevista en vivo para el popular programa Nancy Grace de la cadena HLN cuando fue notificado del hallazgo del pequeño en el sótano de su casa.

De acuerdo a la demanda, Charlie fue trasladado a un hospital infantil para ser evaluado. Allí se le encontró media cicatriz circular en su pecho que, según el niño, fue el resultado de un golpe dado por su padre con una tubería de plástico duro.

En una entrevista con el FBI, el niño reveló que después de haber sido disciplinado con la tubería  “en ocasiones estaba demasiado adolorido para sentarse o caminar”, de acuerdo a la demanda. Agentes del FBI encontraron la tubería con restros de sangre.

Por su parte, el jefe de la policía de Detroit, James Craig, aseguró que jamás había visto un caso como el de Charlie.

“Lo encontramos detrás de una barricada en el sótano, detrás de cajas y un barril grande”, dijo Craig a la cadena WXYZ-TV. “No hay manera de que él pudo haber levantado todo eso para esconderse”.

De acuerdo a la demanda, Charlie declaró que su madrastra lo llevó al fondo del sótano, a un área cerca de la pared diciendo “allá, al fondo, ¡vete!”. También dijo que escuchó cuando esta subió las escaleras y llamó a su papá para decirle que había desaparecido. Durante los 11 días que estuvo en cautiverio, cuenta que se metía a la casa para comer cosas que “no se notaran que faltaban”, como batidos de proteína, Gatorade, agua y soda.

RELACIONADO: Pamela Anderson revela que de niña fue víctima de abuso

El niño aseguró que dos veces al día lo forzaban a hacer ejercicio que incluía 100 flexiones, 200 abdominales y 100 saltos. También declaró que debía hacer ejercicio con una pesa de 25 libras en cada brazo y dar 5,000 vueltas en la caminadora elíptica. Si no lo hacía en menos de una hora, tendría que volver a hacer la rutina de nuevo.

Durante las entrevistas, Charlie declaró que hubo veces en que estaba demasiado adolorido para terminar la rutina “debido a que lo golpeaban con la tubería plástica en los pies”, apunta la demanda. “Si se negaba a terminar la rutina, ‘estaría castigado de nuevo’”.

El futuro de los dos hijos de la pareja de 4 años y 10 meses se determinará esta semana. Por lo pronto, el Departamento de Servicios Humanos ha pedido que la corte prescinda de los derechos parentales y que los niños sean puestos a cargo de las autoridades.

Por su parte, el abogado de la pareja asegura que las declaraciones de que Dillard ordenó a su hijastro a meterse en el sótano “no parecen ciertas”.

“Lo pelearemos y finalmente mostraremos la verdad”, dijo el abogado Mark Magidson, quien representa a Dillard y Bothuell. “Aparentemente ella le ordenó bajar al sótano y lo amenazó de no salir y se quedó ahí por 11 días. Aún escuchando esa declaración, no suena a verdad. ¿Qué niño de 12 años va a obedecer a su madrastra y quedarse en el sótano por 11 días?”.

El abogado declaró que la familia recurría a los golpes como una forma de castigo corporal para disciplinar al niño. “Habrá evidencia de castigo corporal, pero ellos [la pareja] no niegan eso y el castigo corporal es legal”, aseguró el abogado.

REGÍSTRATE AQUÍ PARA RECIBIR NUESTRO BOLETÍN                  

You May Like

EDIT POST