Gustavo Caballero/WireImage
Lena Hansen and desde Miami
May 28, 2013 AT 03:52 PM EDT

Haber estado al borde de la muerte sólo ha llenado a Natalie Cole de unas ganas más intensas de vivir.

“Cuando has tenido alguna enfermedad y has estado a punto de morir, la vida y el amor deben cobrar un nuevo sentido para ti”, afirma la cantante estadounidense de 63 años, quien en su libro Love Brought Me Back (Simon & Schuster) cuenta como una familia salvadoreña le salvó la vida en el 2009, al donarle el riñón que ella necesitaba urgentemente.

La cantante, quien sufría de hepatitis C, ya está bien de salud y hoy rinde tributo a su padre, el ícono de la balada Nat King Cole, al cantar en la lengua de Cervantes como hizo el intérprete de “Quizás, quizás, quizás” en los años 50. Su nueva producción, titulada Natalie Cole en Español (Verve/Universal Music) saldrá a la venta el 25 de junio e incluye duetos con Juan Luis Guerra y Andrea Bocelli, entre otras sorpresas.

Según Cole, el hecho de que la mujer que le donó el riñón era salvadoreña —se llamaba Jessica y murió de un infarto a sus 32 años estando embarazada de ocho meses de un niño que sobrevivió— la hace sentirse parte hispana.

“Significan mucho para mí”, dice Cole de esta familia salvadoreña. “Cada día doy gracias. Son personas amables, dulces y humildes”.

Cole cuenta que fue su enfermera Esther, la tía de Jessica, quien convenció a su familia de donarle el órgano a ella cuando la joven murió inesperadamente.

“Una persona latina le donó su riñón y ella se siente latina”, cuenta sobre Cole el productor musical cubano Rudy Pérez, quien produjo este disco. “Ella recuerda en su infancia a su papá cantando esas canciones en la casa y me dijo: ‘Rudy, ahora que soy latina porque tengo este órgano latino en mi cuerpo, tengo que hacer este álbum’”. En este, recoge baladas clásicas como “Bésame mucho” y “Frenesí”, entre muchas otras.

Hoy la artista encuentra placer en las pequeñas cosas, como hornear un pastel de limón en su casa de Los Ángeles o conversar con su hijo Robert Adam Yancy, de 35 años, quien es percusionista y toca en su banda. “Todo lo que tengo, Dios me lo ha dado”, concluye la cantante, quien confiesa haber experimentado un despertar espiritual después de su operación. ¡No en vano canta como un ángel!

You May Like

EDIT POST