Michelle Oyola
July 24, 2013 AT 06:50 PM EDT

Natalia Lafourcade se descubre a sí misma en las canciones de Agustín Lara, quien fue una de los grandes cantautores de la época de oro de la música mexicana. Y para compartirlo con la nueva generación, la cantante de 29 años interpreta los temas del legendario cantautor y le dedica totalmente su quinto álbum Mujer divina: Homenaje a Agustín Lara  (Sony Music), que ya está a la venta en Estados Unidos.

Cuéntanos cómo fue hacer este disco.
De todos mis discos, el de este fue el proceso más largo. Aparte implicaba descubrir muchas cosas porque nunca había hecho un proyecto con música ajena. Siempre eran mis canciones, siempre era lo que yo estaba acostumbrada a hacer. El haber decidido hacer un proyecto para Agustín Lara implicaba entender su música, un poco explorarme a mí misma a través de sus canciones, y cómo yo hacerle para conectarme con la música de Agustín Lara y cantarla desde las entrañas, y no cantarla desde arribita.

¿Cómo trataste el tipo de música que cantaba Agustín Lara?
Lo que quería es que fuera un disco que no fuera de bolero, que no fuera tal cual como el de Agustín Lara. Lo que hice fue hacer una fusión entre el estilo de él  y de lo que yo propongo.

¿Qué aprendiste de su música?
Me hizo como conocer a la mujer a través de sus canciones. Eso me hizo cuestionarme y fijarme en detalles que tienen que ver con las letras de Agustín Lara: el amor, desamor, la melancolía y jugar con todas estas cosas.

¿Quiénes son los responsables de que te haya gustado Agustín Lara?
Mis abuelas. Mis abuelas están supercontentas y superorgullosas [con este disco]. Mi abuelita no venía a mis conciertos antes; ahora sí viene.

LO QUE NO SABÍAS DE NATALIA
¿Qué te gusta hacer antes de dormir?
Me gusta mucho escuchar discos antes de dormir. Me pongo mis bocinas y me pongo a escuchar a un artista nuevo. Billie Holiday es la artista que cuando llego a mi casa, muchas veces la escucho. También el pianista Chilly Gonzales, que me encanta, me relaja muchísimo.

¿Cuál fue tu primer trabajo?
Con mi mejor amiga de la primaria. Estábamos en sexto de primaria y queríamos ganar dinero para comprar helados Häggen-Dazs, que eran carísimos. ¡Me encantaban! Era nuestro helado favorito y era tan caro que de repente dijimos: ‘¿Qué podríamos hacer para ganar mucho dinero y comprarnos muchos tarros de un litro y medio de helado de Cookies ‘n Cream?’. Compramos los moldes y chocolates, nos explotó el microondas. Nos pasó de todo. Hicimos nuestra propia marca de chocolates, los llevamos a la escuela [para vender]. Duró un año el negocio.

You May Like

EDIT POST