Cortesía: Oswaldo Pisfil & Company Inc.
Andrés Martínez Tutek/NYC
June 29, 2009 AT 06:00 PM EDT

Elegante, encantador y sobre todo muy peligroso, así es Martín Acero, el personaje con el que Miguel Varoni regresa a su faceta de actor en la telenovela Más sabe el diablo, tras haberse anotado un gol dirigiendo Sin senos no hay paraíso.

Igualmente encantador, pero sin un pelo de malo, en entrevista con People En Espanol.com, el colombiano nos contó cómo ha sido la experiencia de darle vida a semejante villano. Además, nos confesó que se considera un hombre muy sexy, cuyo amor por su esposa, Catherine Siachoque, es tan grande, que si un día ella llegara a dejarlo por otro, ¡él se mudaría con los dos!

En “Más sabe el diablo” interpretas a un malo bien malo, ¿cómo te sientes?
Ha sido una experiencia muy agradable, y no es una respuesta cajonuda (típica), sino que lo digo de todo corazón. Hacía muchos años no hacía un personaje como éste, un malo de verdad. Es muy agradable hacerlo después de haber dirigido Sin senos…, pues como actor es divertido ser este tipo que es cero confiable, que juega a ser el más divertido, el mejor ejecutivo, que parece rico de conocer y que ,en verdad, es un peligro porque nunca se sabe lo que hay detrás de él.

Si pudieras tomarte unas cervezas con Martín o con Pedro el escamoso, ¿con quién te irías?
Definitivamente con Pedro, no lo dudo, porque es un tipo cándido, alegre y muy amable. Martín es un tipo con el que no quieres cruzarte, no te interesa, no te conviene. No puedes sentarte en una mesa con alguien en quien no puedes confiar y, lo peor, es que el tipo es tan falso que te vas pensando que estás con un gran amigo. Nadie sabe la clase de hijoepu… que hay detrás de él porque no tiene límites morales y eso se va a ir viendo más en el transcurso de la telenovela.

¿Y qué tal un encuentro entre Martín Acero y una de las famosas villanas que ha hecho tu esposa?
Dios mío, eso sería una mezcla explosiva, pero muy chévere de hacer, una experiencia bonita y chévere de contar, pero eso sólo puede ocurrir en la pantalla porque en la vida real no hay forma de que Catherine sea villana nunca. Ella es lo más hermoso que hay, es un alma maravillosa, además de ser una gran actriz que no tiene límite, es espectacular, es como un Mercedes Benz o un Rolls Royce, es maravillosa.

¿Cuál es la clave para mantener una relación como la de ustedes?
Muy simple, sexo cochino (risas)… no, no, mentiras… creo que lo más importante para mantener una relación no es casarse frente a un sacerdote musulmán, indio o católico y prometer amor eterno, que es una mentira. Uno no sabe ni siquiera lo que va a pasar pasado mañana, sino construir la relación día a día. Yo llevo trece años con Cathy y estoy tan enamorado de ella que, si mañana me dice que se va a vivir con otro tipo, le digo que entonces al apartamento nos vamos los tres porque ella para mí ya es como un brazo, una pierna, algo que es indispensable.

Muchas mujeres te ven como un hombre muy sexy, ¿te crees ese cuento?
Pues hermano, no lo voy a negar, claro que sí. Estoy muy agradecido con las mujeres que opinan eso y trabajo mucho pa’ que lo sigan opinando (risas). Me cuido mucho, hago dieta y hago mis ejercicios porque no hay nada más triste que un día le digan a uno “quítese la camisa para grabar una escena y uno tenga que decir: ‘no, es que no me la puedo quitar porque he comido mucho'”.

Entonces, ¿te apuntas junto a Jencarlos Canela y Ricky Martin para ser el más sexy de PEOPLE EN ESPAÑOL?
Uy no, entonces ya perdí. No es justo, me acabas de decir dos nombres con los que no puedo ganar, pero al menos el tercero sí soy yo (risas). Si algo tengo, es que soy admirador de la belleza masculina y femenina. No me da pena decir que ellos son dos hombres muy bellos y ganarles está muy jod…(difícil).

Has dicho que tu nariz grande es un arma de conquista, ¿en verdad lo crees?
Claro que sí, defiendo mi nariz porque con mi cara grande ¿qué tal que yo tuviera una nariz espigada? No, no, no. Voy a confesar algo: desde que tengo uso de razón tengo un problema de tabique grave. Muchos días al año sólo respiro por una fosa nasal y, si no me he operado, es porque no me imagino con otra nariz. Me encanta mi nariz y me aterra pensar que me la cambien algún día.

SI TIENES CUENTA DE FACEBOOK COMENTA ESTA NOTA AL FINAL DEL ARTÍCULO

You May Like

EDIT POST