Mike Ruiz
Miguel. A. Sirgado
February 07, 2006 AT 12:05 PM EST

Hace algunos años, mientras Michelle Rodríguez caminaba tarde de regreso a su casa, en Nueva Jersey, un hombre afroamericano de unos 50 años que se estaba postulando para alcalde la detuvo y la acompañó el resto de su trayecto. En un momento, el hombre le dijo: “Tú sabes que [la diversidad] está a la vuelta de la esquina, así que sé correcta que tu tiempo está muy cerca”.

Algo visionario, porque Rodríguez entró por la puerta grande en Hollywood, donde se impuso como actriz en películas de éxito taquillero y está enfocada en la televisión, donde coprotagoniza una de las series con más audiencia: Lost (ABC).”[Michelle] es un modelo a seguir”, dice el actor Alex Avant y uno de sus mejores amigos. “Lost no pudo haber llegado en mejor momento”.

Pero el paso del cine a la televisión la asustó al principio. “Tenía miedo de estar fácilmente accesible a miles de televidentes y dejar de resultarle interesante a directores”, explica la actriz de 27 años. Pero su aventura ha tenido, por suerte, buenos resultados. En la actualidad, su personaje de la agente policíaca Ana Lucía Cortez es celebrado por más personas de las que ella misma podría imaginar.

Definida como chica dura, quizás por la naturaleza de los personajes que le ha tocado interpretar en el cine (Girlfight, The Fast and the Furious, Resident Evil), la actriz nacida en Bexar, TX, de ascendencia puertorriqueña y dominicana, no le teme a la posibilidad de repetirse a sí misma.

“Al final de cuentas, yo soy una persona fuerte y los escritores me obligan a hacer cosas en la pantalla que no siempre me hacen sentir cómoda. Lloro y protesto, pero al final me siento mejor cuando me tocan los resortes que normalmente nadie se atrevería a tocarme”, afirma.

Y es, sin duda, por su talento y sensualidad que hoy en día Rodríguez se ha impuesto como referencia obligada cuando se habla de los nuevos actores latinos que han alcanzado especial visibilidad en Hollywood. Pero también por ser testaruda. Recientemente la impetuosa actriz ha sido el centro de una controversia con la policía de Hawai –donde vive, por el momento, mientras filma Lost– por conducir bajo la influencia de alcohol. Rodríguez deberá presentarse ante un juez el 30 de marzo. Sin dudas, algo que la puede tener en vilo, más aún cuando en el 2004 no refutó los cargos de tres delitos menores ocurridos en el 2003. En ese entonces fue sentenciada a probatoria y a un programa de alcoholismo de 30 días. Si un juez encuentra que violó su probatoria, esta vez podría ser sentenciada a 18 meses privada de su libertad.

Culpable o no, Rodríguez confiesa que la tranquilidad de Hawai todavía le ofrece la posibilidad de concentrarse en sus futuros proyectos. “Siempre le pido cosas al universo si siento que necesito aprender una lección; lo mismo cuando estoy fiesteando demasiado o un poco loca, pido lucidez mental y paz, y siempre me la da”, dijo en una entrevista antes del incidente. “Hay mucho que quiero hacer, escribir y producir y éste es el momento”.

You May Like

EDIT POST