Univision
Andrés Martínez Tutek
June 09, 2011 AT 06:00 PM EDT

En el 2003 el mundo vio por primera vez a Mariangel Ruiz. Con su gracia y belleza, la venezolana conquistó al público en Miss Universo pero, en un segundo, tuvo que ver cómo Amelia Vega se quedaba con la corona.

Los años pasaron y la exreina de belleza se despidió de su carrera de economía y convirtió en su país en toda una celebridad.

Tras ser conductora de uno de los programas de televisión más vistos en Venezuela y cuando pensaba que su futuro estaría solo en la presentación, el hada madrina se le apareció.

A pesar de no haber tenido nunca antes experiencia en el mundo de las telenovelas, la exreina se convirtió en la protagonista de la viuda joven y ahora está feliz porque con la nueva telenovela de Telefutura, esta hermosa trigueña siente que Venezuela vuelve a pisar fuerte en los melodramas que por años gobernó la pantalla chica.

“Me invitaron a hacer un casting para la telenovela y de la manera más humilde competí por el papel. Para mí fue una sorpresa que me hubieran escogido, y sentí un honor y un compromiso y no dudé en volverme la viuda joven”, asegura la exmodelo, quien define la trama de este melodrama como una historia donde manda el suspenso.

“Es una mujer que es acusada de haber planeado varias muertes y lucha contra eso. Además tuvo una hija y se la ha pasado toda su vida buscandola con grandes dificultades pero además tiene un problema gravísimo, tiene esquizofrenia”.

Mariangel confiesa que haber participado en Miss Universo le abrió muchas puertas y la alejó del mundo de las finazas, pero asegura que los concursos de belleza no son siemrpe la mejor manera de alcanzar la fama en la industria del entretenimiento.

“Es uno de los caminos pero no es el único. Hay otras maneras de entrar al mundo del espectáculo, haciendo Teatro, preparándote, que sé yo, pero la clave está en trabajar fuerte”.

Y tras haber sido una de las pupilas consentidas del zar de la belleza Osmel Sousa, a quien conoció cuando se inscribió en el concurso, la venezolana recuerda al temible jurado de Nuestra belleza latina como un hombre del que aprendió mucho.

“Él es muy disciplinado, encantador y sabe cómo hacer su trabajo. Lo que pasa es que te pide que hagas las cosas como se deben hacer y sabe como hacer para que una candidata dé lo mejor de sí”.

Entre risas la venezolana confiesa que algunas veces la dureza de Sosa la hizo llorar, pero eso la ayudó a ser más fuerte. “De pronto boté una que otra lagrimita, pero no más”.

¡Accédenos desde tu iPhone, BlackBerry o Droid en nuestro sitio móvil especialmente diseñado para tu celular!.

You May Like

EDIT POST