F. Morales/Damm photo
Joselly Castrodad-Sánchez
May 16, 2005 AT 11:45 AM EDT

La tarea era, sencillamente, monumental. Mariana Levy regresaba a la televisión con el papel de la solterona Josefina de Icaza en la telenovela Amor real, y como era su costumbre en la vida, se entregaba a su rol con el mismo gusto, dedicación y pasión con la que era esposa, madre, hija y hermana. Su cálida presencia llenaba de energía positiva a todos en el foro de Televisa.

Pero la productora Carla Estrada tenía con Levy un grave problema: en medio de su riqueza y bondad, Josefina de Icaza no era precisamente la mujer más bella del mundo. Y Levy, con su tez iluminada, su amplia sonrisa y sus grandes ojos llenos de brillo, estaba muy lejos de ser la dama de las verrugas peludas que requería la historia. “Le hice de todo”, recuerda Estrada con nostalgia. “Le ponía polvo blanco, le quité el maquillaje, le puse rojos los ojos y la nariz y de veras que se veía hermosa. Sólo cuando le bajé las cejas y la vi jorobada y sacando la panza fue que logramos el personaje. Yo le decía: ‘Mariana, ¡es que no hay forma de hacerte fea!’ “.

Por lo mismo, y no sólo por la belleza innata de Levy, sino también por la alegría que la actriz irradiaba, la realidad de ya no tenerla más cayó como un bloque de cemento en la cabeza de miles de amigos y fanáticos. A eso de las cuatro de la tarde del viernes 29 de abril, los medios difundían diferentes versiones de la noticia que tenía, sin embargo, el mismo trágico desenlace: Mariana Levy, la famosa pícara soñadora, que días antes había cumplido 39 años, había muerto de un infarto al corazón. Ni hablar del dolor que desgarró a su familia. Su esposo, José María Fernández, y sus tres pequeños hijos, María, de 9 años –fruto de su relación con el actor Ariel López Padilla– Paula, de 3, y José Emilio, de apenas ocho meses, estaban con ella cuando el terror de ser asaltados la sobrecogió de tal manera que le provocó una crisis nerviosa.

Según los informes de la policía, Levy y los suyos transitaban por la calle Prado Sur en el exclusivo sector de Lomas de Chapultepec a eso de la 1:30 de la tarde cuando la actriz vio a un individuo con un arma de fuego en la cintura rodear su camioneta. Unos 15 minutos antes, habían salido todos contentos de su casa en Bosques de las Lomas para celebrar con amistades el Día del Niño en el parque de diversiones Six Flags.

Pero, ante la amenaza y el peligro que desafortunadamente se vive a diario en las calles de Ciudad de México –donde cada día se registran más de 400 actos de violencia– la actriz comenzó a sentirse mal y pidió a su esposo que la llevara al hospital. “Por favor, que alguien me ayude, que mi esposa está muy mal”, aseguran testigos que dijo Fernández desesperado, en un estacionamiento aledaño donde pudo detener el auto para tratar de reanimar a su esposa. Pero, en cuestión de minutos, ya la actriz se encontraba inconsciente. Ante la falta de respuesta a llamadas de emergencia, Fernández llevó a Levy a la pequeña clínica del Grupo Médico Pediátrico localizada a una cuadra. El personal logró trasladar a Levy a la sala de espera, pero no pudo devolverla a la vida.

Mientras tanto, y sin imaginar la tragedia que se le avecinaba, la madre de Levy, la conductora de TV Talina Fernández, recibía los últimos toques a su maquillaje para comenzar la transmisión del programa Nuestra casa cuando una llamada inesperada cortó de tajo su tranquilidad. Ante la mirada desconcertada de sus compañeros, la animadora salió del foro a toda prisa exclamando que algo terrible le había sucedido a su primogénita.

En el mismo estado de conmoción, Talina Fernández se encontró el cuerpo de Levy a la entrada de la clínica, el que tomó en brazos. “No te vayas, no nos dejes, no dejes a tus hijos”, gritaba Talina Fernández desconsolada, según comentó el productor de Nuestra casa, Salvador Ortiz.

De acuerdo a los médicos que certificaron la muerte de Levy, la misma se debió a causas naturales. “Nadie sabía que estaba mala del corazón”, observa la actriz Jacqueline Andere, madrastra del esposo de Levy. “No entiendo cómo tuvo un bebé hace ocho meses y no le encontraron nada”.

Lea esta historia completa en la nueva edición de PEOPLE EN ESPAÑOL

You May Like

EDIT POST