Mezcalent
Lena Hansen
February 18, 2014 AT 10:06 PM EST

El sonambulismo no es nada ajeno para María Elisa Camargo, quien de niña solía caminar dormida.

“Eso a mí me pasaba de chiquita. El sonambulismo a mí me genera fascinación”, admite la actriz. Irónicamente, su personaje en la telenovela En otra piel —que protagoniza junto a David Chocarro, Laura Flores y Jorge Luis Pila—  también es sonámbula.

“Hay gente que cuenta historias, que se desdobla y en sus sueños puede ver su propio cuerpo. A este personaje le pasa eso. Su alma es vagabunda”, añade.

RELACIONADO: David Chocarro, de Top Chef Estrellas, presume sus habilidades gastronómicas

Según Camargo, esta no es la típica telenovela rosa. “No es la clásica historia de amor del culebrón del pobre con la rica. Es completamente diferente la propuesta”, asegura.

“Trata un tema que ahora, con todo esto del new age, del universo y de las almas está muy de moda. Es un concepto muy interesante”. Y es que la trama —basada en la telenovela El cuerpo del deseo, que antes protagonizó la colombiana Amparo Grisales— tiene mucho de realismo mágico. 

Camargo interpreta a una mesera joven a quien un chamán le regala un talismán, un ‘atrapa-almas’, que luego por cuestiones del destino llega a manos del personaje de Flores, una pianista de 50 años quien es madre de dos hijas adolescentes.

Después de un trágico accidente, el alma de esta pianista reencarna en el cuerpo de la mesera más joven por medio de este talismán y así comienzan los enredos de esta historia que estrena este martes por Telemundo.

“Es una primerísima actriz, un excelente ser humano con quien tuve la oportunidad de trabajar en Llena de amor, otra novela en Televisa”, cuenta Camargo de Flores, quien con esta producción hace su debut en Telemundo.

Para poder impregnarle realismo a este complejo personaje de una mesera joven poseída por el alma de una pianista de 50 años, Camargo tuvo que estudiar el lenguaje corporal y hasta la forma de hablar del personaje de Flores.

“Es el reto más grande de mi carrera”, confiesa la ecuatoriana, quien es soltera y sin hijos, sobre tener que interpretar a una mujer mayor madre de dos adolescentes.  “¡Ahí ni Stanislavski me puede ayudar, porque no tengo a qué acudir. ¡Yo no tengo experiencia! Me toca entrevistar gente, remontarme a casos ajenos. Es una cosa loquísima”. 

You May Like

EDIT POST