Alan Silfen
Vicglamar Torres/NYC
August 09, 2010 AT 06:00 PM EDT

Quizá el hecho de que sus papás lo hayan bautizado como Marco Antonio Muñiz en honor al legendario músico mexicano, de alguna manera marcó la suerte de este neoyorquino que ha vendido más de 11 millones de discos. Marc Anthony es sin duda una de las voces más poderosas del espectáculo, además del esposo de una de las mujeres más famosas del mundo; ha sido recibido con honores en la Casa Blanca y encima le queda tiempo para actuar. De hecho, hoy lo veremos interpretando a un detective, en un episodio de la serie de televisión HawthoRNe (TNT), junto a Jada Pinkett Smith, quien además de protagonizar la serie es también la productora ejecutiva.

“Tenía muchas ganas de unirme a un proyecto interesante. Me fascinó este trabajo”, comentó el cantante a PeopleEnEspanol.com. “Siempre quise trabajar con Jada. Con esto me curé como actor.”

¿Qué tiene que tener un proyecto actoral para que lo aceptes?
Varias cosas. En este caso, ellos [Jada y William Smith] me llamaron. Somos amigos desde hace muchos años y para mí todo lo que ellos hacen es sinónimo de calidad. Así que se me hizo muy fácil aceptar. Lo único que tuve fue que acomodar mis horarios. Pero en líneas generales, lo único que me importa y que busco es un proyecto que tenga algo especial. Me han ofrecido veinte mil oportunidades, pero si no siento que es un personaje que aporte algo a la trama, no me interesa. No necesariamente tiene que ser el protagonista, simplemente tiene que retarme y ser algo que a uno le quite el suspiro al leer el guión”.

Cada vez que te hemos visto en los zapatos del actor, te hemos visto en personajes complejos, dramáticos, pero no en una comedia ¿Es muy difícil hacer reír, harás alguna comedia?
¡Seguro! De hecho estoy trabajando en un libreto que es pura comedia. Ya se vendió, pero estamos en la fase inicial. Me siento entusiasmado con este trabajo porque es algo que siempre he querido hacer, además yo de serio no tengo mucho. En la vida real siempre estoy bromeando y haciendo de payaso, como decimos los boricuas.

Acabas de lanzar el segundo sencillo de Íconos, el tema “Abrázame”, que además fue escogido por el público, ¿por qué decidiste hacerlo de esa forma?
Porque el público tiene la primera y la última palabra en mi carrera. El público tiene todo lo que me llena. Además siempre quise hacer algo así. Fíjate que estoy pensando hacer un experimento: en cada concierto y en cada ciudad me gustaría dejar que sea el público el que escoja lo que voy a cantar.

Mientras más lejos llegas en tu carrera, quizá son mayores las responsabilidades y las expectativas, ¿no?… ¿Sientes algún tipo de nerviosismo cada vez que vas a lanzar un disco?
No. Para nada. Yo no lanzo discos para competir ni para comer. Así que no siento ninguna presión. Cada vez que lanzo un disco me estoy entregando en cuerpo y alma. Eso que escuchan es lo que soy en ese momento de mi vida y lo entrego. Cada vez que voy a sacar un disco sé que estaba listo, que es lo que yo quería hacer exactamente. Me siento muy seguro y muy satisfecho de cada uno de los trabajos que he hecho hasta ahora”.

Marc, ¿qué te falta en la vida porque tú parecieras ser la encarnación del éxito?
Me falta mucho, muchísimo. Yo tengo apenas 41 años. Uno siempre debe mirar para adelante, siempre. Siento que profesionalmente me faltan al menos veinte discos más y por lo menos treinta películas, además de proyectos de toda clase. Aunque sí te digo algo de corazón: me siento más lleno que nunca, este es el momento en que me siento más lleno en mi vida.

Te voy a hacer la pregunta que quisieran hacerte al menos la mitad de los caballeros del mundo, ¿cómo hiciste para conquistar el amor de Jennifer López y para seguirla conquistando porque en las fotos todavía te ve con cara de enamorada?
La pregunta sería cómo me conquistó ella a mí – responde entre risas el intérprete–. Nos conocemos desde hace muchos años y tenemos muchas similitudes. Ambos somos de Nueva York y somos también puertorriqueños. Tenemos los mismos valores y la misma visión de la vida en cosas fundamentales. Eso sí te digo, ¡qué suerte tengo, men! ¡Tengo mucha suerte!

You May Like

EDIT POST