Cortesía de Nuestra Belleza Latina/Univision
Lena Hansen
March 23, 2015 AT 01:16 PM EDT
Lena Hansen.

Si bien como dijo Jacqueline Bracamontes la del pasado domingo fue “una gala de paz y amor” sin fuertes peleas ni reclamos, lo que sí abundó en Nuestra Belleza Latina fueron lágrimas. Jomari Goyso lo llama ‘la terapia de NBL’ y esta vez fue la dominicana Clarissa Molina la que estalló en llanto al recordar un momento difícil de su adolescencia.

Todo ocurrió al recibir un regalo de su familia en Nueva Jersey. Fue como abrir una caja de Pandora y al leer los mensajes de apoyo de su madre, la chica de 23 años recordó lo doloroso que fue para ella el divorcio de sus padres. “Me sentía culpable por todo lo que estaba pasando y le pedía a Dios que me llevara”, confesó entre lágrimas.

Molina contó que tenía que ver a su madre Clara —quien la visitó el domingo en el estudio de grabación después de meses de no verla— a escondidas cuando sus padres dejaron de hablarse después de un tormentoso divorcio.

“Mi vida desde el día que nací hasta los 11 años fue la mejor niñez. No la cambio por nada”, nos contó ella detrás de cámaras. Sin embargo, la ruptura del matrimonio de sus padres la marcó a los 12 años. “Fue la etapa más difícil. Mi papá no quería que yo viera a mi mamá. Ellos todo su estrés me lo echaban a mí. Yo fui la que soporté todo. Yo era como una bolita de allá para acá”, nos contó Molina, quien ayer se liberó de su timidez mostrándose en todo su esplendor en su desfile por la pasarela.

FOTOS: 10 Consejos de la ex Miss Universo Gabriela Isler

Otras que no pudieron contener las lágrimas al ser sentenciadas a  la zona de peligro fueron la dominicana Geisha Montes de Oca y la hondureña Nathalia Casco. Aunque ambas han sido sentenciadas en ocasiones anteriores, esta vez dijeron que era más difícil ya que son amigas y la votación del público podrá salvar solo a una de ser eliminada la próxima semana.

Al romper a llorar cuando recibió un dibujo de su hija Daniela, de 7 años —a quien no ve hace meses tras mudarse a La mansión de la belleza— y dar un abrazo solidario a Geisha al ser sentenciadas, Casco mostró un lado suyo más vulnerable.

FOTOS: Los famosos en lo suyo 

Pocos saben que detrás de la aparente crudez de esta madre soltera de 28 años hay una mujer sensible que ha tenido que enfrentarse a fuertes pruebas en su vida. Al recordar la muerte de la reina de belleza y antigua compañera del concurso Miss Honduras María José Alvarado —quien fue asesinada el pasado noviembre junto a su hermana Sofía Trinidad tras ser secuestradas por el novio de Sofía y un amigo en Honduras— Casco recordó un triste capítulo de su propia vida. “En cierto momento de mi vida yo viví lo que es violencia doméstica”, confesó detrás de cámaras. “Es algo muy duro saber que hay personas que demuestran amor con golpes. Eso no es amor, es un acto de cobardía”.

Pese a que no quiso revelar más detalles de esta vivencia ya superada, Casco —quien por cuarta vez fue elegida como la #NBLChicaPeople de la semana— compartió el siguiente mensaje de aliento para sus seguidoras: “Quiero que las mujeres se vean reflejadas en mí y sepan que sí se puede, que ninguna persona les puede quitar su autoestima o hacerlas sentir menos”. ¡Hasta el próximo lunes!

XOXO,

Lena

Cortesía de Nuestra Belleza Latina/Univisión
Clarissa Molina con su madre, Clara

You May Like

EDIT POST