GoFundMe/Adrian Jones
Joaquim Utset
November 16, 2016 AT 06:44 PM EST

Una madrastra de Kansas fue condenada a cadena perpetua por el asesinato de su hijastro de 7 años, cuyos restos fueron tirados a los cerdos como alimento tras haber sido objeto de terribles abusos.

Según People, las autoridades judiciales del condado de Wyandotte confirmaron que Heather Jones, de 30 años, se declaró culpable de un cargo de asesinato en primer grado y dos de abuso infantil en relación a la muerte del pequeño Adrian Jones.

La condena de la mujer de 30 años, quien pidió perdón por no haber protegido al niño, podría ser revisada al cabo de 25 años.

El padre del menor, Michael Jones, de 45 años, acudirá a juicio el próximo 6 de febrero acusado de asesinato en primer grado, agresión agravada y asalto agravado.

Heather Jones
Wyandotte County Detention Center via AP

RELACIONADO: Decapitan a un niño de 2 años porque no paraba de llorar

Los restos mortales del pequeño fueron hallados en la pocilga de la granja de la familia en Kansas en noviembre de 2015 después de que las autoridades respondieran a una denuncia de disputa doméstica, según el diario Kansas City Star.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Los agentes que acudieron a la llamada inicial se enteraron de que Adrian llevaba meses sin ser visto y que podría haber muerto. Al día siguiente se encontraron los restos, que pruebas de ADN confirmaron que eran del niño.

La fiscal encargada del caso, Sheryl Lidtke, aseguró que este ha sido el crimen más atroz en sus 27 años de carrera. “Sufrió abusos horribles, lo desatendían y acabaron matándolo”, aseguró la fiscal, según el rotativo. “Estoy segura que su sufrimiento fue insoportable”.

Según la abuela materna del pequeño, Jones se había llevado a Adrian y sus hermanos desde que logró su custodia y no los habían podido ver más. Además, los niños no iban a la escuela y se les enseñaba en casa, por lo que su posible maltrato pasó desapercibido.  

You May Like

EDIT POST