GETTY IMAGES
People Staff
September 08, 2008 AT 03:00 PM EDT

Con nada menos que 60 mil personas como testigos y acompañándola a coro, Madonna interpretó su ya mítico tema “Like a virgen” en el estadio olímpico de la capital italiana dirigido a destinatario muy especial: el Papa Benedicto XVI.

En medio de su exitosa gira, Sticky & Sweet, que comenzó en la ciudad británica de Cardiff el pasado 23 de agosto y que concluirá en diciembre en Sao Paulo, Madge volvió a provocar a la iglesia católica como hizo en su gira pasada, The Confessions Tour, donde simuló la crucifixión de Jesucristo.

En esta ocasión la cantante dijo: “Dedico esta canción al Papa, porque todos somos hijos de Dios”.

Espectacular y atlética como siempre, Madonna, quien acaba de cumplir medio siglo, inició su show vestida con un corpiño negro, con botas de piel del mismo color y sentada en un trono. No estaba sola: a su lado la acompañaban 16 bailarines y 12 músicos, y como es habitual, no sólo agotó entradas sinoque se ganó los aplausos y los piropos del público.

You May Like

EDIT POST