Alberto Tolot
María Morales
May 31, 2006 AT 04:00 PM EDT

Faltaban cuatro minutos para las 10:00 PM y en el centro de convenciones del hotel Mandalay Bay, en Las Vegas, la euforia del público por recibir en el escenario a la mejor voz de su generación era palpable. Con un aspecto feliz y relajado, el cantante Luis Miguel no se hizo esperar en la última presentación de su gira México en la piel que, dicho sea de paso, marcó sus bodas de plata como artista consagrado. “Muy buenas noches a todos ustedes, a todos los que están a la izquierda, a la derecha, al club de fans, a todos los que están atrás y en las primeras filas”, les dijo el artista esa noche el pasado abril con una amplia sonrisa. “¡Qué bello público esta noche! ¡Qué bonita manera de despedirnos!”.

Después de que sonaran las últimas notas de “Cuando calienta el sol” y cayeran al piso los últimos papelitos rojos, verdes y blancos que llovieron del techo, despedirse –y desaparecer del ojo público al estilo de Greta Garbo– es precisamente lo que ha hecho el mítico Luis Miguel. Al cierre de esta edición, el cantante se encontraba en un yate en altamar con rumbo desconocido, pero sin duda disfrutando de un merecido descanso. Y vaya si lo necesita. Con México en la piel bajo el brazo, Micky, como le dicen sus más allegados, marcó 25 años de carrera con un récord de 103 conciertos en Estados Unidos y Latinoamérica (30 de ellos, en el Auditorio Nacional de México, donde vendió más de $19 millones en taquillas), ganó un premio Grammy como Mejor Álbum Mexicano/Mexicoamericano y otro Grammy Latino al Mejor Álbum Ranchero (tiene nueve Grammy en total) y vendió más de dos millones de copias de ese CD, llegando así a un total en su carrera de más de 52 millones de discos vendidos. “Luis Miguel ha vendido más que nadie”, afirma Iñigo Zabala, presidente de Warner Music Latina, disquera del cantante. “Él no sólo es una leyenda. Es un artista joven que sigue teniendo público joven”.

Para su representante, Alejandro Asensi, una de las personas más cercanas al astro, el cantante es algo más: “Muy poquita gente puede decir tan joven que tiene 25 años de carrera y al nivel que la ha tenido, con la intensidad. Él está consciente de eso… Luis Miguel es un artista que pasarán 50, 100, 150 años y estoy seguro que los nietos de su generación van a decir: ‘Este tío es increíble’ “.

Tanta adoración de un público, sin embargo, tiene su precio. Si no, pregúntenle a él mismo o a las candidatas por su amor que se someten a una verdadera cacería por parte de los paparazzi que intentan capturar hasta el más mínimo detalle de su vida. ¿Hay anillo o no? ¿Ella comió mucho o está embarazada? ¿Será niño o niña? Para ponernos al día: según los últimos informes, Luis Miguel pronto podría estarle cantando canciones de cuna al supuesto retoño que espera con la actriz y cantante Aracely Arámbula. “Si hoy una revista dice que Luis Miguel se casa, yo te digo sí, se va a casar”, aseguró Polo Martínez de su buen amigo en el programa radial argentino La movida 360 tras festejar el cumpleaños número 36 de Luis Miguel con el cantante, Arámbula y otros en Las Vegas. “Si una revista dice hoy que Luis Miguel puede tener un hijo, yo te digo que sí”.Y agregó, añadiéndole leña al fuego: “Te voy a contar algo y después empezá a sacar conclusiones. Él me regaló un reloj del papá [el desaparecido cantante Luisito Rey] y yo le dije: ‘Bueno, si tenés un hijo, yo te lo voy a regalar’. Él me dijo que no, que era mío. Y yo te puedo asegurar que este año se lo voy a devolver”. Arámbula, por cierto, tiene preferencia entre niño y niña, aseguró Martínez en la entrevista. “A Aracely, en el fondo, le gustaría un varoncito”.

La misma Arámbula dijo en una entrevista con PEOPLE EN ESPAÑOL el año pasado que el día que le tocara ser madre quisiera tener tres o cuatro hijos y “me encantaría que el primero fuera hombre y luego veo niñas”. Y continuó: “Crecí en una familia donde mis papás tienen 35 años de casados. Realmente, para mí eso es lo ideal y es lo mejor, y me encantaría encontrar una gente con la que yo pueda formar una familia y realizarme como mujer”.

Mientras llega el momento, si llega –ninguno de los padres en potencia ha dicho esta boca es mía sobre el tema, lo que no es nada raro para el ultraprivado Luis Miguel– la pareja continúa viviendo sus mejores momentos.En estos últimos meses, y tal y como hizo algún día con algunas de sus ex como Myrka Dellanos, Mariah Carey, Sofía Vergara y Daisy Fuentes, Luis Miguel le ha dado serenatas a la ojiverde sentada en las primeras filas de sus conciertos (a ella le dedica el bolero “Usted”), se ha paseado con Arámbula por los románticos canales de Venecia, ha esquiado a la par en las cálidas aguas de Miami, compartido con la familia más allegada de ésta en Chihuahua y disfrutado su amor en su eternamente soleado Acapulco. “Él está ahorita en una plenitud padrísima, en un momento importantísimo”, asegura su amiga la actriz Kate del Castillo. “Está más guapo que nunca, está más lleno que nunca y como cantante está cantando mejor que nunca”.

Quizás esto se deba a que Luis Miguel ha sabido rodearse de gente que lo quiere de verdad. “A través de los años ha aprendido a estar con gente que lo hace sentir bien y eso es lo importante”, afirma Del Castillo. “Ya sabe distinguir quién está con él por ciertas cosas y quién no”.

Sin duda, un niño completaría ese cuadro de felicidad. Y en sí, por su carácter, el cantante aparentemente tiene mucho que dar. “Luis Miguel es como un niño”, asegura Del Castillo de su amigo. “Cada cosa, la naturaleza, el mar, un pescadito, todo ese tipo de cosas, las más sencillas, las que no cuestan nada, son las que más aprecia”.De cementarse su relación con Arámbula –con o sin hijos– sus amigos más cercanos les desean desde ahora lo mejor. “Yo la veo muy bien”, dice de la relación la actriz Victoria Ruffo, amiga de Arámbula. “Ojalá que sea algo estable, algo que sea bueno para ella, que le deje cosas bonitas, que sea algo duradero”. El cantante y ex de Arámbula, Pablo Montero, aseguró recientemente a PEOPLE EN ESPAÑOL: “Mientras la quieran bien y estén enamorados, todo está perfecto”.

Su amigo sí está muy enamorado de Arámbula, afirma Ana Bertha Segura. “Me da mucho gusto verlo tan enamorado y contento”, dice Segura, quien conoció a Luis Miguel trabajando en la embajada de Estados Unidos en México y lo ha acompañado en varios de sus conciertos como invitada, inclusive en el que culminó su gira en Las Vegas. “Está feliz”.Tanto es así que atrás ha quedado –o debe quedar– la imagen de un Luis Miguel solo, inalcanzable y melancólico. “Lo que dicen de que es una persona triste no es verdad”, aclara Segura. “Tiene una energía positiva”. Si sus más allegados hablan poco de él, es para evitar que se ventilen sus relaciones, agrega. “La mayoría de las personas con las que ha salido son del medio”, dice ésta. “Dicen que [él exige] un voto de silencio, pero no lo creo porque él es muy abierto y no esconde con quién está. Hasta en un concierto donde estaba [hace años con su entonces novia] Sofía [Vergara], él bajó a darle un beso”. Y con Arámbula –en las primeras filas de sus más recientes presentaciones– no se quedó atrás. “Él le dirigió cálidas miradas y sonrisas que evidencian que son una pareja feliz”, afirma la coordinadora ejecutiva del Auditorio Nacional de México, María Cristina García Cepeda.

Estima Del Castillo: “Él es solitario cuando quiere estar solo. Pero siempre está rodeado de gente que lo quiere, de amigos y de gente padre y de la cual él tiene mucho cuidado de rodearse”.

Y éstos en sí, lo protegen. Asensi, quien permanece a su lado mientras mujeres entran y mujeres salen de su vida, es una tumba en lo que se refiere a comentar la vida privada o amorosa de su amigo. “Personalmente no te puedo decir nada”, acota. “Sólo que si como artista me parece increíble, como persona es más”.

Aún con tanta gente guardándole las espaldas, sin embargo, no falta quien le eche un pelo a la sopa. Una nube gris que se ha interpuesto esta primavera ante el llamado Sol de México es una demanda civil en su contra en Aspen, CO, a raíz de una trifulca en enero en un prestigioso hotel de esa ciudad. Durante el altercado –que tuvo como protagonistas a Luis Miguel, su guardaespaldas Julio César Cámera, un cliente del restaurante Olives Aspen en el hotel St. Regis y un cantinero del lugar– se intercambiaron insultos, empujones y un puñetazo por parte de Luis Miguel, según el reporte policial. El cliente y el cantinero –William Hardy y Jason Moan, respectivamente– no desistirán de sus reclamos por daños monetarios ante un tribunal civil, dice su abogado Alan Feldman. “No vamos a quitar el dedo del renglón”, dice y añade que no descarta un acuerdo extrajudicial.En marzo, la fiscalía y Luis Miguel ya habían llegado a un acuerdo ante un juez de Aspen en el cual el cantante, quien ha negado la agresión y cuyo abogado aseguró que la estrella estaba en todo su derecho de defenderse al haber sido abordado, acordó pagar $200 y evitar más problemas con la ley durante un año en Colorado para que los cargos criminales en su contra sean desestimados.

Sea cual sea el punto final en la trifulca, una cosa es segura: el capítulo ha sido sólo uno más en este año en la increíble vida del artista. Para lo que resta del 2006, al menos en lo que a su carrera concierne, Luis Miguel dejará atrás su descanso marinero y regresará al estudio de grabación para preparar su próximo disco, que está pautado a salir antes de Navidad. “Será una sorpresa muy diferente a todo lo que ha hecho”, asegura Zabala, presidente de Warner Music Latina. “Será otro concepto”.

¿Acaso éste será el esperado disco en inglés? “Es su decisión”, dice Zabala del artista, quien mencionó ante el público en Las Vegas la posibilidad de grabar en ese idioma. “Él piensa seguir toda su carrera grabando canciones que le gustan y a la vez innovando canciones”. Estima Peter Grosslight, de la agencia William Morris: “Musicalmente es y siempre será intocable”. Agrega Asensi, su mano derecha: “Si hay alguien que realmente lleva esto en la sangre, en la piel y es su vida, es él. Él es de las personas que yo creo que con 80, 90 años, lo que Dios quiera, va a estar en un escenario. Allí vive”.

You May Like

EDIT POST