GETTY IMAGES
Vanessa Job Valle / Cd. De México
November 21, 2007 AT 01:00 PM EST

El filme Fraude, México 2006, el cual documenta las elecciones del 2 de julio de 2006 en México, se estrenó el pasado fin de semana en dicho país. Con una venta de 26 mil 200 boletas en su primer día de exhibición, según reporta el periódico La Jornada, ésta fue la cinta más taquillera a nivel nacional. Su creador, Luis Mandoki, habló en exclusiva con nosotros sobre este polémico filme y la controversia que ha causado en el país azteca.

Como millones de mexicanos, en el 2006, el director de 53 años fue testigo de uno de los comicios más complejos en la historia moderna mexicana: la polarización, los cuestionamientos, la toma del paseo de la Reforma y las descalificaciones entre Felipe Calderón y Andrés Manuel López Obrador. Fue entonces que el cineasta con carrera de 17 años en Hollywood, decidió seguir adelante con su proyecto fílmico tomando como base las más de 3 mil horas de material visual proveniente de ciudadanos. “No tenía dinero para el proyecto, pero las grabaciones de los electores tenían que ser mostradas”, expresó Mandoki.

Para el día de las elecciones, el realizador cinematográfico había convocado por medio de Internet a la población a grabar lo que sucediera en sus distritos electorales. Él pensaba que la gente podía captar “algo interesante”, pero se sorprendió de la magnitud de la respuesta ciudadana. Así nació el documental Fraude, México 2006, que recién se estrenó en México en poco más de 200 salas de cine.

“Esta película no es para los que piensan que hubo fraude, ni para los que dudan, ni para los que piensan que no hubo fraude; sino para todos. Yo hice esta película como una ofrenda para todos, para que la vean. No les pido que piensen de una u otra manera, simplemente les invito a que la vean y que puedan reflexionar y decir si les hizo ver algo o puedan decir ‘es una porquería, la rechazo’, o que la amen”, afirmó el director de Voces inocentes. “Creo en la democracia y eso es la democracia; creo en la tolerancia, y eso es la tolerancia; creo en la diversidad y esa es la diversidad. Sino vamos a terminar enfatizando el tremendo clasismo y odio que hay ahora en nuestro país. Es importante estar informados y de ahí que cada quien tome las decisiones que quiera”.

El productor asegura que no tiene vínculos con ningún partido y que si se hubiera cometido un fraude en contra del actual presidente, Felipe Calderón, igual hubiera filmado la película. “Podré no estar de acuerdo en la política de Calderón, pero creo más en las democracias que en las ideologías”, afirmó.

Para Mandoki, el momento crítico en el proceso de la realización de este proyecto fue cuando vio todo el material que le envió la gente, lo que no le permitiría terminar el filme el mismo día de los comicios, como lo tenía pautado. “Fui recipiente de joyas históricas y tenía que darles forma, porque no se podían quedar en el olvido”, dijo el nominado al Oscar por su película Gaby: una historia verdadera.

El realizador tardó más de un año en darle forma a ese material, que resultó en una película que “no trata de convencer a nadie, no trata de probar algo; simplemente muestra los hechos, lo que a mi me llegó, lo que yo vi, lo que la gente dijo; y da voz a los que quisieron hablar. Yo me enfrenté a un momento crítico, porque insistentemente traté de entrevistar a los protagonistas principales de la historia, pero se negaron”.

Al no tener a todas las voces, Mandoki se enfrentó a la disyuntiva de seguir con el proyecto. “Después de unos días de reflexión y de discusión con el equipo, decidimos que no les íbamos a dar el poder [a los políticos] de que la película saliera o no al negarse a hablar, porque hay material importante, histórico sobre las casillas, sobre los conteos, sobre el padrón. En ese momento buscamos darles vos con otras fuentes como entrevistas que habían concedido a televisión o a prensa”, explicó.

Una vez con el proyecto en marcha, los ejecutivos de la compañía Warner se interesaron por la película porque pensaban que era un negocio seguro. Pero en el tramo final de la negociación la empresa estadounidense se negó a exhibir la película bajo el argumento de que “se iban a echar de enemigo a Bernardo Gómez de Televisa”. A pesar de eso, Mandoki consiguió el modo de distribuir la película.

En el momento, el cineasta estudia varias propuestas como la filmación de El niño con alas, que se desarrollaría en Irlanda o Nueva Zelanda, y La hija del colibrí, con Antonio Banderas como protagonista, además de otros proyectos en desarrollo para empezar a filmar el próximo año.

You May Like

EDIT POST