Getty Images
People Staff
March 03, 2006 AT 06:00 PM EST

El Oscar no es sólo una entrega de premios. La noche más esperada en Hollywood es una larga fiesta que requiere más preparativos y seguridad que una cumpre de los países del G8. Aquí les revelamos los secretos del gran día.

LOS RESULTADOS Para llegar a la frase culminante: “El ganador es…” tienen que suceder varias cosas. Primero, está el recuento de los votos emitidos por los 5,798 integrantes de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas de Hollywood que realiza la firma de contadores y auditores PricewaterhouseCoopers. En él participan únicamente 12 personas, quienes deben guardar en secreto los resultados finales. El veredicto final será guardado en dos juegos de sobres idénticos que custodian y transportan a la ceremonia dos personas por separado, quienes llevan los resultados en un maletín esposado a sus muñecas, bajo la vigilancia de agentes de la policía angelina.

SEGURIDAD, ANTE TODO Seis días antes de la gala, la policía de Los Ángeles comenzó a bloquear las calles aledañas al Kodak Theater. Miles de policías, francotiradores, perros de rastreo y especialistas en armas biológicas cuidarán las delicadas espaldas de las 3,500 personalidades que se darán cita en el evento. Amén de los guardaespaldas que cada estrella guste llevar consigo.

LA ALFOMBRA ROJA Las estrellas desfilarán este domingo por aproximadamente 450 pies de alfombra roja. Se trata de la pasarela más lujosa y famosa del mundo. Y para evitar que los trajes de diseñador, los peinados, los bronceados o las joyas sufran desperfecto alguno, los organizadores techarán este año la alfombra con una carpa de plástico que será transparente, para que los fans no se queden sin ver a sus estrellas.

VENTANA AL MUNDO La cadena ABC ha decidido extender la transmisión del paseo de los famosos por la alfombra roja a una hora (tradicionalmente eran 30 minutos). Las propagandas también han aumentado este año y los 48 comerciales que se transmitirán durante la ceremonia ya han sido vendidos a razón de $1.7 millones por cada segmento de 30 segundos. Entre los rostros famosos que veremos en los cortes comerciales están los de Penélope Cruz, Beyoncé Knowles y Scarlett Johansson.

EL FESTÍN La noche del domingo habrá muchas fiestas, pero el Governor’s Ball es, sin duda, la fiesta por excelencia. El convite es ofrecido por la Academia en el Hollywood & Highland Complex para 1,600 invitados, entre los que figuran los nominados, los ganadores, los presentadores y los productores de la transmisión televisiva. Entre las delicias preparadas por el reconocido chef Wolfgang Puck habrá 450 pizzas de salmón ahumado con caviar y 4,200 hombrecitos dorados de chocolate. El sitio será decorado con cascadas de agua, un bar de hielo, asientos de piel y miles de flores.

REGALOS POR DOQUIER Al final de la noche (o la madrugada, para algunos) las estrellas se llevarán a casa un gran cantidad de regalos. El paquete más esperado es el que reciben los nominados y los presentadores del Oscar, que está valorado en unos $100,000. El “regalito” incluye un viaje para dos a Hawai, (avaluado en $25,000); otros dos viajes a la Riviera Maya y a un resort en Canadá (valorados en $2,500 cada uno); servicios en un lujoso spa de Nueva York ; copas de cristal de Baccarat y el más reciente teléfono móvil de Motorola. Por si eso fuera poco, otras compañías brindarán obsequios a las celebridades de acuerdo a su edad o sexo, ofreciendo estancias en el Hotel Mirage de Las Vegas, sandalias de $1,000, aparatos de DVD y hasta bikinis hechos a la medida. Quién fuera estrella.

EL REVENTÓN Y si de pachanga se trata, nadie mejor que las estrellas en Hollywood. Cuando se apaguen las luces en el teatro Kodak, los famosos partirán hacia las múltiples galas que se ofrecerán esa noche. Una de las citas infaltables desde hace catorce años es la gala de la Elton John AIDS Foundation en el restaurante Maple Drive restaurant de Beverly Hills y que es presidida por Elizabeth Taylor. También está la fiesta de la revista {In Style} que por octavo año consecutivo agasaja a 200 ejecutivos de la industria y a otras celebridades en el club Republic. Y no hay que olvidarse del evento más glamoroso de todos es el de la revista Vanity Fair, que se realiza desde hace 16 años en el Beverly Hills Hotel. Y para los que no se cansan, a la medianoche PEOPLE organiza su segunda fiesta anual Oscars After Midnight en la casa del empresario Philip Maloof. Allí las estrellas podrán disfrutar de un merecido descanso, con servicios de masaje, cócteles al lado de la piscina y servicio de desayuno.

You May Like

EDIT POST