NATIONALPHOTOGROUP.COM
People Staff
September 29, 2011 AT 11:00 AM EDT

El mundo pudo haber perdido al icónico Rey del Pop, pero en junio de 2009, sus hijos perdieron repentinamente a su papá.

Faheem Muhammad, guardaespaldas de Michael Jackson, testificó el pasado miércoles como parte del juicio por homicidio involuntario contra Conrad Murray, diciendo que entró a la habitación del cantante minutos después de su muerte y observó a sus dos hijos mayores con cara de horror.

“Paris estaba en el suelo llorando”, sostuvo, no sin agregar que “Prince estaba en shock, mientras también lloraba”. Dijo que Jackson estaba en su cama, acostado en forma diagonal, con los ojos abiertos y su boca levemente abierta, mientras Murray trataba de revivirlo”. “Aparentaba estar administrando CPR [técnica de resucitación]”, continuó Muhammad. “Lucía nervioso. Estaba sudoroso”.

El guardaespalda explicó que le pidió a la niñera que se llevara a los niños para que no vieran el momento en que los paramédicos se llevaran a Jackson. Y que luego llamó a la seguridad del Hospital UCLA para advertir que paparazzi aguardaban entre los árboles en las afueras de la casa y que, probablemente, tratarían de obtener acceso a la habitación del hospital a donde llevaran al cantante.

La fiscalía insistió en que Murray fue muy negligente al administrar el anestésico propofol sin contar con el equipo adecuado de monitoreo o, al menos, asegurarse de que siempre hubiese alguien pendiente en la habitación.

You May Like

EDIT POST