Marty Melville/Stringer/Getty Images
jclar
April 07, 2014 AT 05:11 PM EDT

Una genuflección no es lo propio para recibir al príncipe William y a Kate Middleton, la duquesa de Cambridge, a la casa gubernamental de Wellington, Nueva Zelanda, este lunes. 

Al iniciar su gira de tres semanas, la pareja real frotó narices con los líderes de dicho país, a la vez que fueron recibidos por 35 Maoris semidesnudos que efectuaban una ceremonia de bienvenida oficial, también conocida como powhiri. Este saludo determina tradicionalmente si los visitantes son amigos o enemigos. 

FOTOS: Los duques de Cambridge llegan a nueva Zelanda con el pequeño George en brazos 

Tras ser conducidos a la casa gubernamental desde el aeropuerto, primero fueron saludados —incluyendo el frote de narices— por los mayores Lewis Moeau y Hiria Hape.

El príncipe William recibe su hongi, saludo maorí, por parte del anciano Lewis Moera, ante la mirada de la esposa del principe, la duquesa de Cambridge Kate Middleton, durante la ceremonia tradicional de bienvenida en la casa del gobierno en Wellington, Nueva Zelanda. 
Samir Hussein/WireImage

La duquesa, de 32 años, lucía un poco sorprendida mientas tres hombres guerreros levantaban lanzas y avanzaban hacia ella y su esposo emitiendo gritos de guerra. Como parte de la bienvenida, los guerreros ejecutaron una serie de movidas detalladas e intimidantes de artes marciales, antes de que uno le ofreciera a William, de 31 años, un dardo conocido como raku tapu.

Moeau entonces le señaló al príncipe que recogiera el dardo del césped, a la vez que mantenía contacto visual con el guerrero. Entonces fue que la pareja fue oficialmente reconocida como “amigos” y recibidos en el área principal.

El príncipe George, mientras tanto, se había quedado dentro de la casa con su nana. 

Tras haber determinado el estatus de amigos de los visitantes, el grupo de bailarines Maori Culture Group emitió un grito llamado karanga a la vez que ejecutaban el baile de bienvenida haka powhiri.

El gobernador general Jerry Mateparae y su esposa Lady Janine luego extendieron la bienvenida a la pareja a la casa gubernamental, en donde se quedarán durante casi toda su estadía en Wellington. 

You May Like

EDIT POST