THE GROSBY GROUP
People Staff
July 25, 2007 AT 12:00 PM EDT

Lindsay Lohan sacó la voz para defenderse de los cargos que pesan en su contra, luego de que la policía la arrestara por conducir bajo los efectos del alcohol y hallaran cocaína en su posesión.

Tras ser cuestionada por el programa farandulero Access Hollywood sobre este nuevo escándalo en su vida, la actriz de 21 años optó por romper el silencio y a través de un correo electrónico negó haberse drogado. “Soy inocente, no utilicé drogas. Las drogas no son mías”, recalcó.

De acuerdo al informe de la policía, todo comenzó con la llamada de una mujer que afirmó que una camioneta la perseguía. Al llegar al lugar los policías encontraron a Lohan discutiendo agitadamente con la madre de una de sus asistentes, a quien presuntamente siguió. “La mamá de mi asistente casi me choca”, explicó la actriz, quien tras ser sometida a un examen de sobriedad quedó detenida y fue liberada bajo fianza, arriesgando hasta seis años de prisión.

La nueva detención de la actriz ha provocado la reacción de sus padres. Mientras su madre, Dina, se manifestó devastada por la situación, su padre, Michael, de quien está alejada, declaró que su hija necesita un tratamiento extenso y profundo para salir adelante.

You May Like

EDIT POST