Alexander Tamargo/Getty Images
Lena Hansen
August 10, 2016 AT 04:40 PM EDT

Lili Estefan asegura que las mujeres podemos ser buenas administrando el dinero. “No somos malas con las finanzas. Eso es un mito”, dice la copresentadora de El gordo y la flaca (Univisión), que comparte sus consejos para alcanzar la prosperidad con People en Español. Su gran socio en la vida y los negocios es su esposo Lorenzo Luaces.

—Hay que saber invertir. “El primer consejo es ahorrar para poner su propio negocio”, dice Estefan, quien ha invertido en bienes raíces en Miami. “Uno le recomienda a todo el mundo: ‘No pongas todos los huevos en la misma canasta porque si te sale mal, te salió todo mal'”, añade la cubana. “Lo que recomiendo a mis hijos y a gente que conozco es invertir bien”.

RELACIONADO: Lili Estefan y Lorenzo Luaces Lo que no sabías de su matrimonio

—No se puede malgastar. “Desde que Lorenzo y yo somos novios compramos la casa donde vivimos y nunca nos movimos de acá hasta que tuviéramos un futuro sólido. Invertí por muchos años en negocios que se pagaran solos”, confiesa. “A diferencia de la gente que inmediatamente que ganó un dinero se compró la casa más grande y se comió las ganancias. Para eso soy muy europea. Vivo en la misma casa desde hace mil años y me he sacrificado toda mi vida para que el dinero no se malgaste”.

RELACIONADO: Lili Estefan aprende Snapchat con sus hijos

—¡Hay que escuchar a la suegra! “El consejo más importante me lo dio mi suegra y era: ‘No le ahorres tanto el dinero al marido, tirátelo arriba por si alguna vez te dejan, el dinero está de tu lado. Invierte en un buen anillo, en buenas prendas'”, recuerda entre risas Estefan.

—Hay que lograr la independencia económica. “Estamos en una sociedad en que las mujeres tienen que ser muy inteligentes y estar al tanto de lo que está pasando. Hay mujeres que a lo mejor no se prepararon para un momento en que les tocó estar sola. El mejor consejo es estar atento y prepararte, estudiar, tener tu carrera. Hay toda una generación de mujeres que ayudaron al marido en el negocio, y cuando vino un divorcio, llegó una mujer nueva que viajó con el marido y le gastó el dinero sin remordimiento”, concluye.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

 

You May Like

EDIT POST