John Parra/Getty Images
Lena Hansen
July 22, 2016 AT 07:29 PM EDT

Lili Estefan, que siempre genera sensación en las redes sociales con los diferentes looks que comparte, revela a People en Español el contenido de su envidiado clóset.

“Lo llamo mi segunda oficina. Es mi escondite. En la noche cuando quiero desconectarme, tengo una silla ahí bien grande y ahí me siento y mando mis mensajes de texto o mis fotos. Es un lugarcito que disfruto muchísimo”, dijo la presentadora de El gordo y la flaca (Univisión). “Tengo que tenerlo muy organizado porque es un lugar donde paso tiempo”.

RELACIONADO: Lili Estefan habla de su matrimonio de más de 20 años con Lorenzo y cómo él reacciona a la fama

También lo tiene repletos de zapatos, algo que le recuerda que creció sin tantas opciones en su isla natal. “El haber crecido en Cuba con comunismo y haber tenido un par de zapatos con un hueco inmenso, que cuando llovía te entraba el agua, nosotros venimos de tan poco, de tener tanta escasez”, resalta. “Es un mundo ahora tan grande para hacer tantas cosas”.

RELACIONADO: Lili Estefan habla de sus ¡18 años! junto a Raúl de Molina

Los zapatos son su debilidad, confiesa. “Yo tengo mi trauma con los zapatos. Yo fui bailarina. Me gradué de la escuela de artes aquí en Miami, del Adrienne Arsht. Bailé toda mi vida y tenía unos juanetes horribles. Yo tenía los pies deformados”, señaló.

“Un día estaba en la piscina en casa de los tíos y Emily, la hija de Gloria y Emilio [Estefan], estaba chiquita y estaba aprendiendo a contar. Tenía 4 añitos y me cuenta los dedos del pie. Cuando me doy cuenta de que me cuenta seis dedos en vez de cinco digo: ‘Me tengo que operar estos pies porque los niños dicen la verdad’. Los dolores eran horribles. Me operé los dos. Sabía que si no lo hacía antes de tener hijos no iba a hacerlo”, recordó.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Esa operación cambió su vida y la selección de calzado. “Me los operé antes de tener a Lorencito. Cuando fui a mi clóset, todos los zapatos estaban marcados con el sexto dedo y ya cuando entró mi pie eran muy anchos. Tenía el pie completamente diferente. Tuve que botar mi clóset entero de zapatos. Eran zapatos de $300. Eran unas ganas de ponerme los zapatos que nunca me pude poner. Ahí me entró esa adicción”, concluyó.

You May Like

EDIT POST