getty images
People Staff
November 15, 2006 AT 04:00 PM EST

No habrá un alto al fuego en la familia de Laura Zapata. Al menos no por parte de la actriz, que continúa hospitalizada por una crisis nerviosa producto de la publicación del libro de su hermana y los rumores que éste despertó.

Con declaraciones de alto calibre –”mi familia me odia” y “Thalía también está harta de mí”–, Zapata dijo a Escándalo TV (Telefutura) que se siente “triste” de las “mentiras” y “porquerías” que se han comentado de su estado de salud y que los rumores son sólo una estrategia publicitaria para promocionar el libro Líbranos del mal, que publicó recientemente su hermana, Ernestina Sodi. “De víctima la quieren hacer victimaria con tal de vender un libro”, lamentó.

Zapata también lamentó la visita que le hicieran ayer Sodi y su madre fue muy dolorosa y que les “pidió que se retiraran”. “Mi mamá es bastante parcial (…) está con mi hermana Ernestina”.

En la conversación con el programa, también denunció que su familia habló con el presidente de la empresa mexicana Televisa Emilio Azcárraga “para que me veten (…) para que me quiten mi exclusividad [con la empresa] porque Thalía está también harta de mí”. “Hicieron un boletín de prensa que mandaron a todos los medios (…) hablando de esto”. Finalmente, Zapata aseguró que se deslindará públicamente de su familia. “Desde que salí del secuestro, esta familia lo que ha hecho es lastimarme”.

Pero no todo es drama en la vida de la actriz mexicana. Ella misma confirmó a Peopleenespanol.com que hoy (miércoles) por la tarde podría ser dada de alta de la clínica Santa Helena de Ciudad de México, donde está internada desde el domingo pasado. “Ya estoy mucho mejor. Fue una crisis. Posiblemente el día de hoy o mañana salga del hospital”, nos dijo telefónicamente Zapata.

Médicos que atienden a Zapata confirmaron al programa Escándalo TV que la paciente “tiene alteraciones en su sensibilidad”, y le han pedido “hacer caso omiso al bombardeo de los medios” que puedan alterarla.

You May Like

EDIT POST