David Cowles
Norma Niurka
January 30, 2006 AT 01:00 PM EST

Tanto en su vida privada como en su trabajo, Laura Bozzo es rebelde, imponente, volcánica, como gata en celo y como llama viva. Esa calidad de estrella, ese enfoque en la defensa de la mujer, los niños y los pobres; esa manera ardiente de defenderse y replicar, ha conseguido que unos la amen y otros la detesten, hecho que coloca su programa de televisión en los más altos rangos de audiencia. Sufrió prisión domiciliara durante tres años acusada de recibir pagos durante el gobierno de Alberto Fujimori, y la cumplió encerrada con su joven novio en el estudio de grabación de un programa que se ve en todas partes menos en su Perú natal. En lugar de domesticarla, la reclusión la hizo más desafiante aún.

¿Tienes la lengua demasiado suelta?
Sí, digo todo lo que pienso, por más duro que sea lo digo. Soy sumamente impulsiva, debe ser el temperamento italiano. Eso me ha causado problemas. No me callo ni mis pecados.

¿Qué pecados?
Mis pecados son ser de extremos, de blanco o negro, de rojo encendido o nada; ser salvaje, incontrolable. De chica era media loca, no me gustaban los zapatos de charol ni los vestidos de fiesta.

¿Alguna vez has tenido que morderte la lengua?
No, ni cuando mi productora me decía: No saques el caso de Zarai, [Alejandro] Toledo es un candidato.

Si te hicieran una estatua ¿cómo la querrías?
Como una guerrera, con una espada en la mano y una coraza en el pecho. Una coraza romana, como la de los gladiadores.

¿Cómo quisieras que te recordaran el público y tus amores?
El público, que me recordara como una persona que luchó por los demás; mis amores, como una mujer que dio todo por amor.

¿Cuál es la causa de que tu vestuario se haya sofisticado?
Perdí ocho kilos y eso hizo que la ropa luciera mejor. He reinventado mi vestuario, soy una mezcla de Roberto Cavalli y Chanel; de ropa sumamente seria a ropa absolutamente loca.

¿Cambió algo en ti mentalmente desde que te aumentaste los pechos?
Si, me dio mucha más seguridad. Yo tenía limones, mis hermanas me decían “tabla”; siempre dije: ‘algún día me operaré’.

¿Como asumes la diferencia de edad con tu novio Cristian?
Uno tiene la edad de la persona que ama. Nunca me he sentido mayor que Cristian. A él no le gustan las fiestas, es tranquilo, parece mi papá; me siento menor que él. Nunca me dejé llevar por el qué dirán, todo eso me resbala y eso es lo que transmito a las mujeres. Hay hombres que van de amante en amante, y con mujeres jóvenes, y nadie dice nada.

¿Cuál es la diferencia entre Cristian y otros amores?
El hombre argentino es menos machista, más europeo.

¿Cómo es hacer el amor en prisión domiciliaria?
Eso jamás lo tocaría, eso es parte de mi vida privada.

You May Like

EDIT POST