Anthony Behar/Sipa via AP Images
Mayra Mangal
August 04, 2016 AT 06:18 PM EDT

La reciente aparición de unas fotos de Melania Trump del pasado en las que posa desnuda ha generado nuevas dudas acerca del estatus en que entró a Estados Unidos a mediados de los años noventa procedente de Europa.  

El autor de las polémicas imágenes, Jarl Ale de Basseville, ha ofrecido detalles acerca de esa sesión que no concuerdan exactamente con las explicaciones que la esposa de Donald Trump ha dado sobre la entrada a Estados Unidos de quien puede ser primera dama si el magnate neoyorquino gana las elecciones presidenciales de noviembre.

FOTOS: Los desnudos de Melania Trump

Como señala en un análisis del Washington Post, Melania Trump ha contado que llegó a su actual país en 1996 con una visa, conoció a Trump en 1998 y se casaron en 2005.

En cambio, según De Basseville, la entonces modelo eslovaca posó para su lente en Nueva York en diciembre de 1995. De esa sesión salieron las ya famosas fotos publicadas en una revista francesa meses después y que un tabloide neoyorquino rescató hace unos días.

El fotógrafo dijo al Post que Melania no fue recompensada monetariamente por su trabajo, algo común en los inicios de este tipo de carreras. Sin embargo, no se aclaró si ella recibió algún otro tipo de compensación, como hospedaje o transporte. Eso es importante, porque sin un permiso o una visa de trabajo eso podría haber constituido una violación de las leyes de inmigración

Melania Trump, posando en diciembre de 1995 para Jarl Ale de Basseville en Nueva York.
The Grosby Group

FOTOS: Cosas que no sabías de Melania Trump

A lo largo de la campaña, Melania ha sostenido que siempre cumplió las leyes de inmigración, primero entrando al país con una visa y luego obteniendo el permiso de residencia que le permitió aspirar, finalmente, a la ciudadanía. Lo que no acaclarado, siempre según el rotativo, es si llegó con una visa de turismo, si realizó algún trabajo en Estados Unidos antes de 1996 o cómo logró el permiso de residencia.

El empresario Paolo Zampolli contó al diario que su agencia patrocinó una visa H-1B, otorgada por habilidades especiales, para la modelo. El fotógrafo Matthew Atalian seguró que la joven compartió apartamento con él entre 1995 y 1996.

El Post señaló que todas las dudas podrían aclararse si la esposa del candidato republicano permite el acceso a su expediente de inmigración, algo que hasta ahora no ha concedido. Lo que sí ha hecho es responder en Twitter a las especulaciones.

“En días recientes ha habido muchos reportes poco precisos y mala información sobre mi estatus migratorio en 1996. Déjenme poner el tema en claro: yo he acatado completamente, en todo momento, las leyes migratorias de este país. Punto”, afirmó en el tuit.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

 

You May Like

EDIT POST