Tim P. Whitby/Getty Images
Alexander Mabry
December 02, 2013 AT 05:47 PM EST

Paul Walker fue siempre un enigma en Hollywood. A pesar de haber participado en una de las franquicias cinematográficas más exitosas de todos los tiempos, nunca dio síntomas de padecer los efectos de la fama.  De hecho se mantuvo como un misterio para la prensa a lo largo de su carrera.

Debido a su pelo rubio despeinado, su acento de surfero y su cincelada figura, Walker era fácil de confundir con el clásico estereotipo: una cara bonita con suerte.

Nada más lejos de la realidad. El actor siempre se mostró afable, Se expresaba correctamente durante las entrevistas y, de hecho, tuvo una vida muy interesante, que bien habría merecido más atención que muchas de las estrellas que suelen acaparar las portadas de las revistas.

Aquí van algunas de las facetas poco conocidas que hicieron de este actor un hombre fascinante.

El piloto de carreras
Mucho antes de que su nombre se convirtiese en sinónimo de coches de carreras, Walker ya se dedicaba a quemar ruedas. Fue una pasión que le llevó a participar en la franquicia cinematográfica Fast and Furious.

En 2010 empezó a competir a nivel semiprofesional en la Redline Time Attack series, donde conducía un BMW M3 E92.

Para que te des una idea del conocimiento automovilístico de Walker, escucha al actor en el siguiente video, en el que habla sobre la conducción en el Mine’s Motor Sport en Japón.

El biólogo marino
Walker pretendía dedicarse a la biología marina, carrera que estudió en la universidad. Además, el actor solía citar al oceanógrafó francés Jacques Cousteau como su ídolo.

“Esa fue mi primera pasión, así que busco otras formas de cumplirla”, aseguró Walker durante un evento en 2011.

Y lo conseguía. En 2005 protagonizó junto a Jessica Alba la película de suspenso Into The Blue, que le permitió estar durante largos periodos de tiempo bajo el agua.

En 2006 se convirtió en miembro de la junta directiva de la Fundación Billfish, que se dedica a vigilar la salud de los océanos.

Más tarde, en 2011, Walker estuvo durante 11 días capturando tiburones blancos en la costa de México junto al equipo de National Geographic. Míralo en acción en el siguiente video.

El deportista
Parte de su pasión por el mar la demostraba sobre una tabla de surf. “El surf me sienta bien”, declaró al sitio Dark Horizons en 2001. “Siempre ha sido una especie de experiencia Zen para mí”.

Más tarde se convertiría también en ardiente fan del jiu-jitsu brasileño, una forma de arte marcial parecida a la lucha, y que según él le ayudaba a ser mejor surfista.

En este video puedes ver a Walker durante una sesión de entrenamiento de jiu-jitsu en 2010.

Aunque amaba todo tipo de deporte, desde el parkour a tiro con arco, el actor declaró estar bajando el ritmo debido a que ya estaba cerca de cumplir los 40.

Su lado humanitario
En enero de 2010, Walker voló a Puerto Príncipe, Haití, para ayudar a los damnificados por el terrible terremoto que había tenido lugar un mes antes. Al darse cuenta de la necesidad de actuar rápidamente en estas situaciones, Walker creó Reach Out Worldwide (ROWW), una organización dedicada a ayudar en casos de desastres.

Durante sus tres años de existencia, ROWW ha enviado equipos médicos a Indonesia durante el tsunami de 2010 y contribuyó con un equipo completo de trabajadores para ayudar en las labores de limpieza en Alabama, después de ser devastada por los tornados. Recientemente esta organización ha llevado su labor humanitaria a Filipinas para ayudar a los afectador por el tifón Haiyan.

Padre
Walker se convirtió en padre por accidente, cuando tenía 25 años. Justo antes de que su carrera comenzase a despegar descubrió que su novia de entonces, Rebecca McBrain, estaba embarazada.

“Fue duro para mí. Fui a una escuela cristiana y me enseñaron que mamá y papá deben estar juntos”, declaró el actor a WENN.

Durante 13 años, su hija Meadow vivió con su madre en Hawaii mientras Walker estaba más concentrado en su vida de playboy. “Me sentía culpable. Emocionalmente me liberaba cumpliendo con la parte económica”. 

Esto cambió en 2011, cuando Meadow se mudó a California para vivir con su padre. Walker aseguró que su crecimiento personal fue inmediato.

“Mi hija vive conmigo todo el tiempo ahora. Ella es el mejor compañero he tenido nunca. Es una locura. Nunca había tenido algo así en mi vida.”, confesaba a principios de año a Entertainment Weekly. Durante los últimos años de su vida fue cuando por fin Walker pudo crecer en su rol como padre.

You May Like

EDIT POST