Rodrigo Varela/Getty Images for BMI
Joaquim Utset
October 23, 2015 AT 05:03 PM EDT

El cantante Larry Hernández recuperó hoy finalmente la libertad luego de que sus abogados abonaran la fianza de $200,000 que un juez de Carolina del Sur le había impuesto horas antes en relación al caso de secuestro y agresión que lo ha mantenido tras las rejas desde hace casi un mes.

Con una chaqueta verde y un rostro más relajado, el artista saludó desde un auto a los fans que esperaban su liberación en las inmediaciones del centro de detención de la localidad de Newberry, según imágenes del momento difundidas por varios medios.

RELACIONADO: Larry Hernández podría llegar hoy a Carolina del Sur para que se le lean los cargos

“Muchas gracias a todos, muchas gracias”, repitió en varias ocasiones Hernández ante los micrófonos de los reporteros que se arremolinaron alrededor del vehículo para captar sus primeras declaraciones tras salir de la cárcel.

El cantante, quien estaba acompañado de su madre y su pareja, Kenia Ontiveros, no tendrá que regresar a los tribunales hasta su próxima audiencia judicial, que está programada para el 31 de diciembre.

Además de la fianza, el magistrado exigió a Hernández la entrega de su pasaporte, la obligación de registrarse con las autoridades en Los Ángeles y someterse a exámenes para constatar que no consume estupefacientes. Tampoco puede tener ningún tipo de contacto con otros imputados en la causa, ni con ninguno de los potenciales testigos.

RELACIONADO: Larry Hernández es extraditado

Una vez abonados los $200,000, Hernández podrá regresar a su residencia en Los Ángeles tras recuperar la libertad que le fue privada desde su arresto en el aeropuerto californiano de Ontario el 25 de septiembre.

Desde entonces el intérprete permanecía tras las rejas, primero en California y luego durante el traslado por carretera a Carolina del Sur que se demoró más de una semana.

REGÍSTRATE AQUÍ PARA RECIBIR NUESTRO BOLETÍN

A Hernández se le imputan los cargos de secuestro, agresión y agresión agravada de tercer grado, luego de que un empresario lo acusara de retenerlo en contra de su voluntad y golpearle por una disputa sobre el pago de una presentación. 

You May Like

EDIT POST