EMMANUEL DUNAND/AFP/Getty Images
Celeste Rodas de Juárez
August 17, 2016 AT 05:04 PM EDT

Prácticamente no hay campeón olímpico que no muerda su medalla al recibirla. ¿Por qué lo hacen? Seguramente algo tienen que ver los fotógrafos que, al buscar poses diferentes, les piden que las muerdan, pero también es parte de una tradición milenaria.

La tradición de morder una medalla se debe al deseo de poner a prueba la pureza del metal que está hecha.

 

Se cree que la tradición se remonta a tiempos antiguos, cuando se mordían las monedas de oro para confirmar su pureza.  Como los dientes humanos son más fuertes que el oro, si las monedas no estaban hechas de este material, la pirita (un material más barato con el que se producían monedas), dañaba la dentadura.

 

RELACIONADO: Las medallas olímpicas también pagan impuestos

No parece que la prueba en verdad funcione pues, según report ABC News, las medallas olímpicas de oro cuentan en realidad con solo un 1,34% de ese metal, siendo el resto plata (93%) y cobre (6%).

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Las medallas actuales no son completamente de oro. Solo en las olimpiadas de 1904, 1908 y 1912 se utilizaron medallas de oro sólido.

You May Like

EDIT POST