Sony Music
José R Pagán
October 03, 2011 AT 06:05 PM EDT

La Oreja de Van Gogh no suena igual. Su propuesta musical refleja un cambio matizado por elementos electrónicos, como parte del nuevo repertorio incluido en el álbum Cometas en el cielo. Esto es el resultado de todas las libertades creativas que se otorgaron en el trayecto, las cuales, según su vocalista, Leire Martínez, provocará que la gente descubra cosas que no espera.

Cuando hace casi dos años el quinteto comenzó a plasmar ideas en el local de ensayos, surgieron temas con una energía renovada, con otra velocidad. Eso era lo que en ese momento les apetecía, así que se dejaron llevar sin ninguna resistencia.

“Esto implica, en lo creativo, que no hemos tenido ningún tipo de prejuicio a la hora de mezclar estilos. Somos un grupo que hace generalmente música pop, pero nos hemos basado en probar muchas cosas y quedarnos con aquellas que nos han gustado”, sostuvo la cantante. “Hemos considerado canciones con una energía diferente, nos hemos dirigido más a lo electrónico, sin ningún miedo”.

Han pasado 15 años desde que Pablo Benegas, Xavi San Martín, Álvaro Fuentes y Haritz Garde quisieron unirse como grupo; mientras que Martínez los acompaña hace casi cuatro, tras la salida de Amaia Montero. Entonces, su caminar por la vida no permite que sus gustos e influencias sigan estáticos. “Somos las mismas personas, pero las mismas personas luego de 15 años, con 15 años más de vivencias y eso se nota”, agregó la cantante. “Uno va creciendo, empiezas a ver las cosas desde diferentes prismas. Todos somos susceptibles a que las cosas que nos rodean nos afecten, nos influyan”.

“La niña que llora en tus fiestas” es uno de los temas en el que más se hace evidente la transformación musical del grupo. Es la primera idea que surgió en el local y la primera canción que hicieron. Así que, ante este panorama, aparece como una nueva apuesta, convertido en el primer corte promocional. “No es la canción clásica de La Oreja de Van Gogh, pero es La Oreja de Van Gogh del 2011”, dijo en forma simpática.

“Cometas por el cielo” está compuesto de 11 canciones. Aparecen, según la intérprete, temas como “Días Cero”, en el que queda más evidente la evolución al lado electrónico. Pero también, otras en su estilo “típico”, como “Mi calle es Nueva York” o “Promesas de primavera”. Hay, además, baladas más profundas y lentas como “Paloma blanca”.

“Están llenas de contenido. Seguimos hablando del amor, pero también del amor entre dos personas del mismo sexo o del terrorismo, que a nosotros que somos vascos nos preocupa porque todavía ocurren salvajadas aquí y en todo el mundo. Cantamos también de lo que supone perder a un ser querido”, continuó.

La Oreja de Van Gogh está dedicada en estos días a la promoción de Cometas en el cielo, pero además prepara una gira que arrancará el 14 de octubre. Celebran la oportunidad de poder conectar con el público que tan cerca les tiene en España, pero también con los seguidores de países en este lado del mundo; siempre confiados en que todos entienden la forma en que ha ocurrido su caminar por la escena y cambios drásticos como fue el cambio de vocalista.

“La gente lo ha entendido perfectamente, al menos así lo sentimos. Ha entendido la decisión de Amaia y la del grupo. La gente identifica ahora mi imagen con la del grupo”, afirmó Martínez, no sin reconocer que la imagen de Amaia estará por siempre ligada a la historia de la banda.

“Nos preguntan si tenemos relación con ella, pero la gente sabe que Amaia tiene su carrera como solista, que le va muy bien, y que nosotros seguimos con lo nuestro”.

Por motivos de agenda, los chicos coinciden muy poco con la ahora solista. Además, Montero ha empezado a hacer más vida en Madrid y ellos siguen en San Sebastián. “Hay distancia, como una pareja de enamorados que se separa, y que en el día a día tiene cosas diferentes que hacer”, concluyó.

You May Like

EDIT POST