Christian Witkin
November 21, 2016 AT 06:59 PM EST

Patrick Hardison tiene un nuevo rostro y una nueva vida. El estadounidense de 42 años habló en exclusiva con la revista People tras someterse a un exitoso transplante de rostro. Hardison fue víctima de severas quemaduras tras sufrir un accidente en el 2001 mientras trabajaba como bombero voluntario.

Hardison dice que nota la diferencia en cómo la gente reacciona al verlo tras someterse al primer transplante de rostro extensivo en el mundo, una riesgosa operación que cambió su mundo, devolviéndole la vista y mejorando su apariencia.

“Ahora soy un hombre normal”, dice. “No hay miradas fijas sobre mí, no hay niños que se van corriendo llorando, eso significa todo”. Su esposa Chrissi Hardison, de 41 años, dice que él era un hombre muy alegre antes del accidente que lo sumió en una profunda depresión. 

Hardison aún recuerda como la máscara de bombero que llevaba puesta ese día, cuando intentaba rescatar a una mujer de una casa en llamas, se le derritió en la cara. El padre de tres hijos, quien trabajaba vendiendo llantas de carro, quedó en shock al quitarse las vendas y ver su rostro desfigurado, perdiendo el pelo, las orejas, los párpados, la nariz y los labios.

Según su esposa, fue muy duro para él ver que sus propios hijos —Alison, Dalton y Averi, quienes estaban entre las edades de 2 y 7 años cuando ocurrió el accidente— le tenían miedo. Su hija Alison, de ahora 22 años, admite que para ella fue difícil ver este cambio en su padre. “Tu papá sale a trabajar un día y cuando regresa es una persona que luce totalmente diferente”, recuerda ella.

El tuvo que depender de familiares los primeros tiempos ya que no podía manejar a sus citas médicas. Además tuvo mucho dolor tras someterse a más de 70 cirugías para reparar partes de su cara y se hizo adicto a los análgesicos, algo que ya ha superado. “Tuve que vivir sin un rostro por 14 años”, admite él. “Te levantas cada día de tu vida por 14 años odiando cómo luces y harías lo que sea por cambiarlo”. 

En el 2012, un amigo doctor lo refirió al cirujano plástico Eduardo D. Rodríguez, un especialista en transplante de rostro y Hardison decidió someterse a la operación después de que le dijeran que podría perder la visión si su condición empeoraba.

“Hay cosas peores en la vida que la muerte”, asegura. “No me asusta. Lo hice por mis hijos”. Los doctores sólo le daban un cincuenta porciento de probabilidad de sobrevivir, pero él tomó el riesgo. Hoy se alegra, ya que su vida ha cambiado para bien.

En agosto del 2015, el doctor Rodríguez lo llamó con la noticia de que había recibido una donación de órganos que era compatible con Hardison. Los familiares de David Rodebaugh, de 26 años, un mecánico de motocicletas y corredor de BMX, había muerto de un accidente de motocicleta en Brooklyn, NY, habían donado sus órganos, incluyendo su rostro.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

La cirugía tomó 26 horas y fue un éxito. Ya se han realizado unos 40 transplantes de rostro a nivel mundial, pero el de Hardison ha sido el más extenso ya que incluía no solo el rostro sino las orejas, los párpados, la nariz, los labios, piel del cuello y del cuero cabelludo.

Hoy, 15 meses después de su cirugía, dice sentirse satisfecho. “Todo ha cambiado. Ahora puedo manejar, ir a nadar con mis hijos, hacer pequeñas cosas como esas que no había podido hacer en 15 años”, cuenta. Este verano hasta se llevó a sus hijos de vacaciones a Disney World.

“No tenía ninguna esperanza. Ahora tengo una nueva perspectiva de vida. Tienes que pasar por los malos momentos para llegar a los buenos”, concluye el sobreviviente.

You May Like

EDIT POST