Mike Ruiz
Armando Correa y María Morales
October 27, 2005 AT 11:00 AM EDT

Con un derroche de música y una multitud de fans que coreaban sus canciones, el concierto de Paulina Rubio en McAllen, TX, había sido todo un éxito. Esa noche de mayo, tal y como es costumbre cuando están de gira, Rubio, sus músicos y equipo de trabajo se despidieron del público y se dirigieron a su hotel para descansar. A eso de las 6 de la mañana –apenas tres horas después de acostarse– el sonido infernal de una alarma de fuego los despertó: había un incendio en el primer piso del recinto. En los pasillos, gente corría hacia las salidas y una vez en el estacionamiento el grupo de Rubio se refugió en el autobús que los llevaba de ciudad a ciudad en la exitosa gira. “Imagínate”, ríe el representante personal de la cantante, David Alvarado, recordando la escena. “Todos nosotros allí en el bus y Paulina en sus pijamas, pero con unos lentes oscuros fabulosos. Una estrella hasta el fin”.

No en vano PEOPLE EN ESPAÑOL la ha escogido como La Estrella del Año 2005. Con el próximo estreno de dos CDs, un DVD de la gira en la que recorrió 25 ciudades durante unos 30 días (ahí podrán ver detalles del incendio), Rubio, que no ha abandonado nunca el escenario, ya sea en los premios MTV o en los Grammy o con sus sensacionales romances, tiene más que merecido su título de estrella. “Paulina es la esencia natural de un coctel explosivo”, dice Jesús López, presidente de la junta directiva de Universal Music Latin America & Iberia Peninsula, la casa disquera de la diva. “Pasión, entrega, talento, visión y trabajo unido a su gran dedicación a su carrera y a su entorno, profesional y familiar, la han colocado en la cumbre artística en los últimos años”.

Una mañana en Miami, una tarde en Los Ángeles, al otro día en Madrid y de pronto la vemos en el popular programa de Diego Armando Maradona, en Buenos Aires. Pareciera que hay más de una Paulina o que Paulina en realidad está a punto de estallar. “Me siento emocionada, pero para nada exhausta”, aclara Rubio, de 34 años, quien se ha tomado unos días libres para descansar en España. “Soy hiperactiva. Pero este año, lo más bonito de todo han sido los conciertos. Y eso en vez de cansarte yo creo que te llena de energía, de emoción, de todo el amor de tu gente y es por eso que es tan mágico. Y ahora ya casi estoy confirmando mi próxima gira mundial para marzo del 2006”.

Imparable, ésa es una mejor definición. Cualquiera diría que siempre tiene un pie en un avión. Pero no. La Estrella del Año tiene su hogar en Miami, y qué hogar. Casa Ananda (que quiere decir felicidad en sánscrito) fue diseñada por Ricardo Bofill, hijo del respetado arquitecto catalán del mismo nombre y quien por varios años fue su novio. El hogar de Rubio es un monumento a la modernidad y a la naturaleza. Enclavada en la bahía de Miami, la casa –de varios niveles con paredes blancas y enormes ventanales– parece retar los límites entre el interior y el exterior. “Es una casa que tiene mi esencia, es una casa diseñada para una cantante, una mujer que necesita la naturaleza”, cuenta Rubio. “Tengo un estudio del lado izquierdo de mi casa y se ve el mar desde allí y me inspira mucho. Mi nanny nos trae quesadillas y cuando nos aburrimos salimos en barco. Entonces es un lugar de recreo y música que va muy bien. Me siento en mi casa, en mi hogar con mi familia y salen cosas muy especiales allí porque estoy en casa”.

Con la proximidad de las navidades, Rubio va a frenar un poco su marcha. Si bien no tiene planes específicos, de algo sí está segura. “Para mí, lo más importante es estar con mis padres y con mi familia en navidades”, insiste. “Después, siempre hacemos viajes exóticos. Un safari o de repente un velero, o de repente vamos al desierto o vamos a una plantación. Nos gusta estar juntos y vamos a un sitio donde los pequeños, mis sobrinos, mi madre podamos hacer deporte, leer, estar juntos y siempre pues tratamos de que la gente nos respete ese momento que es el único que tenemos al año”.

Por lo visto, en medio del huracán parece que llega la calma. “Estoy tranquila”, dice. Pero esa tranquilidad es relativa. En pleno descanso en la península ibérica, participó en la pasarela de Gaudí, uno de los eventos más importantes de la moda española. Luego siguió a París para el desfile de John Galliano para la casa Dior. “No estoy de gira”, explica. “Para mí, esto es descanso”.

Y cada vez qué está fuera de los escenarios, la cantante mexicana da de qué hablar. Ya sea desde el balcón, en un desfile de moda (léase, sus directas contra Thalía) o al dejarse fotografiar junto a supuestos enamorados. “Paulina se presenta mucho como es ella y es parte de lo que le encanta a la gente, que es una persona muy genuina, muy auténtica”, dice Jorge Villamizar (Bacilos), quien conoce a Rubio desde hace años. “La profundidad de una persona no se reconoce en una foto o en un vídeo. Es algo que se va entendiendo con el tiempo y uno va entendiendo la forma en la cual la esencia y la inteligencia de una persona se manifiesta, y eso es algo que he conocido ya de manera personal. Pero creo que ella, así como es de excéntrica y de ocurrente, es así como persona también, no se está inventando a alguien que no existe, sino que es muy ella y es parte de lo que la hace tan querida por la gente”, recalca Villamizar. El productor musical cubano Emilio Estefan, quien ha estado al lado suyo en algunos de sus éxitos, tiene su propia interpretación del fenómeno Paulina Rubio: “Paulina es todo un personaje. Durante todas las ocasiones en las que he trabajado con ella siempre nos hemos divertido mucho; hace todo muy divertido”.

Uno que la conoce desde hace más de una década, es Memo del Bosque. “Siempre la he sentido de buen humor, a pesar de que muchas veces se ha llegado a comentar que es muy temperamental”, opina el respetado productor mexicano. “El temperamento viene de la mano de que si hay cosas que no le gustan, pues las expresa. Ella es muy divertida, muy cariñosa, muy comunicativa. Siempre te pregunta por tu familia, que cómo está. Se involucra y te trata cálidamente”. Aunque su vida parece un libro abierto –constantemente la vemos del brazo de un amigo frente a las cámaras– Rubio es bastante privada. Su ruptura con Bofill se hizo pública más bien por la participación del ex en programas de la televisión española donde pagan a los participantes. Rubio ha sido todo lo contrario. Al preguntársele sobre su tormentoso amor con el español Nicolás Colate Vallejo-Nájera, un rostro asiduo en las revistas españolas del corazón por sus noviazgos con Inés Sastre, Elena Tablada y Eugenia Martínez de Irujo, hija de la Duquesa de Alba, esquiva la respuesta. Algunos medios aseguraron entonces que la relación de La Chica Dorada con el galán –que a su vez es sobrino del reconocido escritor y sicólogo Juan Antonio Vallejo-Nájera– era pura publicidad, pero los que conocen a Rubio lo niegan. La explicación la da el roquero argentino Coti Sorokin, que ha escrito y grabado con Rubio. “Ella se hizo a sí misma, como un escultor que deja de lado lo que no le sirve para su obra final”, dice Sorokin. “Es la auténtica diva popular que, haga lo que haga, atraerá la atención de todo el mundo. Es guapa como pocas y tiene luz en la mirada. Con su combinación entre glamour del bueno y amistad de barrio se hace querer incondicionalmente”.

Al seguir insistiendo en su relación con Colate, Rubio se rinde. “Estoy feliz”, dice. “Eso ya ha salido en todos lados. La verdad es que estoy feliz, estoy súper emocionada. Todo el mundo trae su propia energía. Y, en este caso, la admiración y el respeto. Todo ha sido en un momento inesperado y muy natural. Mi abuela siempre dice que cuando menos te lo esperas es cuando te pasan cosas bonitas que cambian tu vida”. Y, al parecer, éste es el caso, ¿no?

You May Like

EDIT POST