The Grosby Group
jclar
May 30, 2014 AT 08:27 PM EDT

Kim Kardashian y Kanye West prosiguieron su lunea de miel europea en Praga, a donde llegaron el jueves tras pasar unos días en un lujoso resort irlandés y acudir al cine en dos ocasiones.

Los recién casados deleitaron a los residentes de Tullamore, un pueblo del centro de Irlanda, cuando acudieron al pequeño cine del lugar para ver la película The Other Woman

RELACIONADO: Foto de la boda de Kim Kardashian y Kanye West rompe récord en Instagram (FOTO)

“Salí de un bar y vi a muchos chicos emocionados, aglomerados alrededor de la entrada del cine, así que salí a ver lo que pasaba. Había un auto de lujo que parecía estar esperando por alguien y luego salieron”, dijo a People Emmet Lynch, propietario del bar Hugh Lynch ubicado cerca del cine.

“Dijeron adiós con la mano y la gente enloqueció”, contó el testigo. “Fue genial verlos por estos lares. Yo siempre he dicho que Tullamore es un sitio de mucha movida, cosmopolita, y [ahora] tenemos la prueba”.

RELACIONADO: Aseguran que Kim Kardashian y Kanye West quieren más bebés

La cita en el cine ocurrió dos días después de que los dos fueran en una excursión en bicicleta por las montañas de Ballyhoura, repitiendo así un recorrido similar al que hizo West unos años antes. 

La excursión por la naturaleza contrastó con la opulencia de su boda en Florencia, en la que se gastaron más de $100,000 solo en flores, contó con las actuaciones de Andrea Bocelli y John Legend y en el que la novia lució un traje de novia de Givenchy hecho a medida de medio millón de dólares. 

Pero en una prueba de que no todo es lujo para esta pareja de tortolitos, Lynch comentó que el cine al que acudieron es más bien normalito.

“Los asientos en el cine Bridge no serán tan grandes o tan cómodos como los de los cines en Estados Unidos, pero seguramente sirvieron adecuadamente a nuestros famosos visitantes”, apuntó el dueño del bar.

Kardashian y West volvieron a causar revuelo cuando acudieron a ver el filme X-Men: Days of Future Past en Portlaoise, otro pueblo irlandés, contó uno de los espectadores que había en la sala, Katie Ronan.

“Todo el mundo se apartó de ellos y les dio espacio. Ella se veía muy tímida y Kanye me miró a mí y a mi hermana”, narró Ronan. “Cuando se iban, les grité ‘felicidades’ y él me sonrió y me saludó con la mano”. 

You May Like

EDIT POST