Jon Kopaloff/FilmMagic
Alexander Mabry
December 08, 2015 AT 02:30 PM EST

Aunque todo apunta a que Saint West, de tan solo tres días de edad, se encuentra perfactamente bien, en el momento del parto las cosas no fueron fáciles para Kim Kardashian.

FOTOS: Los mejores looks de Kim Kardashian

Durante el proceso de dar a luz, la socialité sufrió placenta accreta, que se produce cuando la placenta se adhiere con más profundidad de lo habitual a la pared del útero, según confirmó una fuente a People.

“Tuvo un parto realmente duro porque tuvo problemas con la placenta”, explicó la fuente.

La estrella de Keeping Up With The Kardashians (E!) habló abiertamente de las complicaciones de su primer embarazo en una publicación en su página web y su app, el pasado mes, cuando explicó sus preocupaciones por su segundo alumbramiento.

FOTOS: Los bebés de las Kardashian

Kardashian recordó su experiencia tras el nacimiento de North, cuando se le tuvo que extraer la placenta, algo que calificó como “la experiencia más dolorosa”, de su vida. 

“No hay mucho que pueda hacer para prevenirlo, así que mi ansiedad está un poco alta conforme se acerca el día del parto”, escribió Kim, quien compartió que los doctores temían que volviese a sufrir complicaciones parecidas.

“Ellos piensan que pueda tener placenta accreta otra vez, así que si la placenta crece algo más profundo que la anterior vez, entonces están preparados para extraerme el útero, lo cual me asusta un poco”, espresó la Kardashian.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

A pesar de las dificultades, Kim Kardashian dio a luz a su hijo Saint West, el pasado 5 de diciembre, quien nació sano, con un peso de ocho libras y una onza.

You May Like

EDIT POST