ASSOCIATED PRESS
Andrés Rubiano
February 04, 2015 AT 03:49 PM EST

Katy Perry confesó que dedicó los últimos seis meses a la preparación del show que ofreció en el intermedio del Super Bowl del pasado domingo, en el que brindó una vistosa actuación junto a Lenny Kravitz y Missy Elliot.

La cantante de 30 años también admitió que lo más difícil de presentarse en uno de los eventos deportivos más vistos del mundo fue no tener control total sobre todos los detalles del espectáculo.

FOTOS: ¿En qué andan los famosos?

“En mis conciertos, soy papá jefe y mamá jefa. Me llaman jefa. Todo pasa por mí, tomo todas las decisiones, el 100 por ciento de ellas. Pero con la NFL tenía que tener en cuenta distintos niveles de burocracia”, contó la intérprete de “Teenage Dream” a la revista Elle.

VIDEOS: Los 10 mejores comerciales del Super Bowl

“Hay muchos comités con los que tuve que tratar sobre mis trajes, sobre el presupuesto, sobre cada entrevista. Tenía que comentar con alguien cada cosa. Ya no era la jefa, tuve que ceder el control”, concluyó.

FOTOS: Los famosos en Instagram

La artista señaló que no ha tenido el valor de mirar los comentarios sobre la presentación en las redes sociales. “No se te ocurre entrar en internet durante cinco días después”, agregó la cantante en la entrevista.

Al termino de su show, Perry se tatuó el número de la edición del Super Bowl, el XLIX.

REGÍSTRATE AQUÍ PARA RECIBIR NUESTRO BOLETÍN

You May Like

EDIT POST