GETTY IMAGES
People Staff
September 18, 2007 AT 06:00 PM EDT

Cuando parecía que las cosas no podían ir peor para Britney Spears, luego de su desastrosa presentación en los Premios MTV, su suerte ha seguido en decadencia. El lunes, tanto su abogada como su representante artístico renunciaron. Y, el martes, un juez determinó que la cantante de 25 años “usa frecuentemente sustancias controladas”, por lo que la ordenó a someterse a pruebas de sobriedad dos veces a la semana, y además, junto con su ex esposo, Kevin Ferdeline, tendrá que ir con un coach para papás.

Por lo pronto, esto elimina la contemplación de que Spears podría perder la custodia compartida de sus dos hijos, Sean Preston, de 2, y Jayden James, de 1. Esta información se había difundido luego de que el antiguo guardaespaldas de la intérprete, Tony Barretto, la acusara de tener “problemas de uso de drogas y nudismo” que ponían en riesgo la seguridad de sus hijos, durante una audiencia en la Corte Familiar de Los Ángeles, CA.

En cuanto a la abogada de la intérprete, Laura Wasser, quien representó a Spears durante su demanda de divorcio contra Kevin Federline, de 29, y hasta el momento la había defendido en la batalla legal por mantener la custodia de sus hijos, renunció. Sin embargo, varios reportes aseguran que Spears ya encontró otra defensora legal, Marci Levine.

Como si esto no fuera suficiente, The Firm, compañía que se encargaba del manejo artístico de la artista, también decidió desligarse de ella. “Nos entristece tener que confirmar los reportes de la prensa de que hemos terminado nuestra relación profesional con Britney Spears”, expresó la compañía por medio a un comunicado. “Creemos que Britney es enormemente talentosa y ha hecho una muy buena producción musical, pero ciertas circunstancias nos han impedido hacer nuestro trabajo apropiadamente. Le deseamos lo mejor a Britney”.

You May Like

EDIT POST