Cortesía de Media Connection
Huáscar Robles
February 06, 2012 AT 10:53 PM EST

Aunque tiene los ojos en su futuro actoral, Juan Pablo Llano se enfoca en el presente. Su personaje en la telenovela Una maid en Manhattan (Telemundo) es uno al que le da suma importancia. Bruno, el nombre del antagonista que interpreta, es un vividor que le importa poco poner en peligro a su novia Sara (Vanessa Villela) por cuenta de despojar a Cristóbal Parker Salas (Eugenio Siller) de su fortuna.

El actor de 32 años ya ha dejado su huella en la pantalla chica, no solo en su natal Colombia (Historias de hombres solo para mujeres, Así es la vida) como en el resto de Latinoamérica (Dame chocolate, El fantasma de Elena). Mirando con cuidado, el actor, quien además tiene dotes de cantante, presentador y hasta publicista, piensa en sus planes de darse a conocer al mundo, pero por lo pronto, su mundo es Una maid en Manhattan.

Háblame de tu personaje Bruno. Es un personaje un poco controversial…

Él lo que quiere es dinero. Bruno es un vividor, un hombre que no tiene escrúpulos. Tiene una obsesión por Sara, a quien conoce desde la secundaria. Ellos dos se vuelven a encontrar de adultos en inventan una cantidad de patrañas para que Sara se empate con Cristóbal y sacarle provecho, de ahí sin dejar de ser amantes. Es una relación de amor y de odio. Se odian, pero terminan haciendo el amor. Bruno vive de su cualidad sexual e incluso que se hace pasar por gay para seducir al asistente de Cristóbal y sacar provecho de ahí e información. Se hace pasar por gay, pero no le suelta nada, solo lo manipula.

 ¿Entonces no has tenido que hacer escenas románticas con hombres?

No, no, no. El hombre está claro en lo que es, solo lo que quiere es el dinero. Sara le dice ‘tienes que llegar hasta donde sea con Tito [Ismael La Rosa]’, pero él tiene claro que no.

¿Cómo te preparaste para interpretarlo?

Mira, el trabajo de campo es muy importante, hacer referencia, ir al pasado. Ver personas que hayas conocido, que tal vez me hayan servido. Analizar mucho eso. Yo trabajo desde el punto de vista de analizar a la persona. Yo a veces analizo a alguien sin que se dé cuenta, con el solo hecho de darle una llamada, hablar, oír sus historias, de ahí comienzo a hacer el personaje. Luego, con mi coach, completo el personaje.

Algo que nos puedas decir que le va a ocurrir a tu personaje…

¿Qué te puedo decir? Este personaje va a tener muchas ocurrencias, muchas paradojas por las cosas que hace con Sara y con sus amantes. De Bruno se puede esperar lo que sea y ya comienza a meterse en historias de otros personajes de la novela. Sus actos comienzan a afectar muchas cosas.

¿Así que veremos más participación del él en la telenovela?

Pues espero que sí. Sabes que hoy en día las novelas no están escritas, las van escribiendo.

 Has trabajado en Colombia y ahora estás en Miami con Telemundo, ¿en dónde quieres continuar tu carrera?

Para mí Miami es una buena plaza porque Miami es el punto exacto donde tienes contacto con el mercado anglo y el mercado latinoamericano. Además, es una ciudad encantadora para vivir. Nuestra vida de actor requiere que nos movamos constantemente.

¿Cómo tu familia se adapta a Miami?

Yo llevo siete años casado con Catalina Gómez, que es presentadora y actriz, y mis hijos —la mayor, Violeta, tiene 4 años, y el niño tiene 2 años y medio— ellos están felices. Aquí bien felices.

¿Cuál te gustaría que fuese tu próximo paso, ya que están en este trampolín en Miami?

La idea es consolidarme en el mercado internacional. Tengo propuestas en España con Globo que tengo que empezar a mirar. Es una serie que está en proyecto y ya mi nombre suena por ahí. Hay que analizar e ir paso a paso. Mi foco es terminar la novela. Mi prioridad es Bruno y hacer el personaje bien. En nuestro mercado hay que mirar las demás cosas, pero sin desenfocar en lo que estás haciendo porque el remate es muy importante.

 

 

 

 

 

You May Like

EDIT POST