Rondene PR
Vicglamar Torres/NYC
June 07, 2010 AT 06:00 PM EDT

Compone, arregla, produce y canta como pocos. Su música está hecha para que el corazón sienta, los pies bailen y la cabeza piense. ¿Quiénes logran eso? Sólo alguien como Juan Luis Guerra.

Multipremiado y reconocido en el mundo entero. Ha llevado su música a lugares tan insólitos como gélidos pueblos en Rusia y parajes remotos en Japón, como el que inspiró su más reciente sencillo: “Bachata en Fukoka”, que en cuanto salió al mercado, se convirtió en número uno en la lista de Billboard.

“Cuando llegué a Japón y vi a los japoneses emocionados cantando mis temas, me emocioné más que ellos. Es una canción que me hace sentir muy feliz. Quizás visualizo la cara de los japoneses cantando y cantando, sin entender la letra. Aunque cada una de las canciones que están incluidas en la producción me produce una sensación diferente. ‘La guagua’ por ejemplo es una canción muy alegre. Aunque los temas los hace el que los escucha. Una vez que la canción sale de ti ya no te pertenece”, comentó el cantautor de 53 años, durante una entrevista concedida en los estudios de Capitol Records –su casa disquera–en la ciudad de Nueva York.

Hoy sale al mercado su nuevo disco, A son de Guerra, en el que se incluyen algunos temas como: “La bendición”, “Arregla los papeles”, “Lola’s mambo”, “Cayo Arena”, “Apaga y vámonos” y “La guagua”.

En esta producción discográfica cuenta con las colaboraciones de Juanes y el trompetista Chris Botti. “Ambos son grandes amigos. Musical y personalmente nos entendemos y nos llevamos muy bien y era la ocasión apropiada para que hiciéramos algo juntos”.

Con el cantautor colombiano, tiene una hermandad que va más allá de los escenarios. De hecho, hasta va a pedirle que lo enseñe a usar el twitter. “El otro día twitée tres veces. Pero no es algo a lo que estoy acostumbrado. Pero le voy a decir a Juanes que me enseñe que ése si sabe”, bromeó el dominicano. Pero la verdadera dupla de estos dos titanes de la música se ha visto en los múltiples conciertos y canciones que han hecho para solidarizarse con causas sociales que van desde la libertad de expresión en Cuba, hasta el concierto para apoyar a las víctimas del terremoto de Haití.
“La realidad de los países es la que nos llama. Y esa realidad es muy diferente en cada lugar. En el caso de Haití fue una catástrofe abrumadora. Ahora, lo que si dejo claro es que yo soy músico, no político. Jamás opino ni opinaré de política interna en ningún país. Ahora, si me preguntas por República Dominicana, ahí si opino porque es mi tierra”, dijo el compositor de temas de contenido social como “Ojalá que llueva café”. Insiste en que reconoce que los artistas tienen una responsabilidad social, que su obra debe testimoniar el tiempo que viven; sin embargo, asegura que: “debemos hacerlo desde el terreno del arte y la creación que es lo que nos corresponde. Al menos es lo que me corresponde a mí”.

De un tema del que no se nega a hablar, y es más, se le iluminan los ojos al hacerlo, es del lanzamiento de la carrera musical de su sobrina Amelia Vega. “Ese era el sueño de Amelia. Ella es una triunfadora, una reina. Amelia era una reina antes de coronarse como Miss Universo, esa ha sido su actitud en la vida: la de una muchacha muy segura de sí misma. Una luchadora. Yo le deseo todo el éxito del mundo. Como su tío me siento muy orgulloso de ella”, comenta y se sonroja, al preguntarle si acaso la actitud de triunfadora le vendrá en la sangre. “Ah, pues no sé. Bueno, vamos a pecar de inmodestos – dice en medio de una tímida sonrisa– y digamos que sí. Yo creo que cuando uno está seguro de lo que hace tiene que seguir hacia delante. Si tú estás actuando de buena fe y además le pones corazón ¿qué puede frenarte?”, dijo el cantante que en algunas ocasiones ha sido criticado por profesar tan abiertamente su fe cristiana. “La verdad no me importan las opiniones de quiénes dicen eso. Prefiero estar bien con él [con Dios] que con los otros. Después de que uno está bien con él, lo demás no importa”, dijo el experimentado músico, cuya sólida trayectoria lo ha consagrado como uno de los músicos más reconocidos de la industria del espectáculo. Reconoce que hoy en día el oficio y la práctica le dan cierta tranquilidad a la hora de darle el sí definitivo a un proyecto, pero no siempre fue así.
“Lo normal es que una canción se mezcle un par de veces, hasta tres es aceptable. Bueno, había canciones que yo mezclaba hasta 15 veces”.

Y con esa voz experimentada que tiene hoy en día, no titubeó en responder al ser cuestionado sobre el valor musical de Aventura y si considera si los famosos músicos hacen o no bachata, puesto que a pesar del éxito que ha alcanzado el grupo neoyorquino, hay quienes lo critican asegurando que no su música no se inscribe dentro de ése género musical. El cantautor dominicano sale al paso asegurando que: “por su puesto que hacen bachata. Es una bachata moderna. Con elementos que se salen de la bachata tradicional, pero bachata al fin. Además, me he reunido varias veces con Romeo Santos y admiro mucho la preocupación que tiene ese muchacho por la música, por su trabajo. Por hacer las cosas bien. Las veces que nos hemos visto, me ha hecho un montón de preguntas. Se nota que tiene una inmensa necesidad de aprender, de crecer como artista y eso hay que respetarlo”.
Bachata En Fukuoka

Juan Luis Guerra | MySpace Music Videos

You May Like

EDIT POST