Cortesía Azul Public Relations
Vicglamar Torres/NYC
July 05, 2011 AT 04:00 PM EDT

Su mamá había visto a tantos músicos salir de la isla colombiana de San Andrés sin lograr sus sueños, que no quería ese futuro para su hijo, Heartan, conocido musicalmente como Jiggy Drama, un colombiano cuyo ritmo contagioso tiene bailando a varios países latinoamericanos y quien está promocionando el tema “La flaka” en Estados Unidos.

La preocupación maternal lo llevó a inscribirse en la universidad para estudiar ingeniería ambiental, pero dos semestres fueron suficientes para que Jiggy se encarrilara por su pasión definitiva: la música. “Si me hubiese quedado en la universidad hubiese sido una pérdida de tiempo para mí. Se habría retrasado mi trabajo musical. Así que me rebelé. Creo que cuando mi mamá vio lo que me pagaron por el primer concierto que hice, como que empezó a convencerse de que no necesariamente me iba a morir de hambre siendo músico”, recuerda entre risas el cantautor colombiano que prefirió ser “un músico feliz en vez de un ingeniero frustrado”, quien además también se ha empeñado en poner a su natal San Andrés en el panorama continental. “Sí, porque fíjate que hasta en Colombia, la isla es vista como el patio trasero, como un sitio turístico y ya. Y resulta que musicalmente tenemos una influencia riquísima. Se escucha todo tipo de música. Tenemos el sonido de las antillas. Pero hay hip hop, hay Caribe, hay de todo. De paso, uno se nutre mucho de los sonidos internacionales”, confiesa el joven de 28 años, a quien tanta exposición musical lo hizo construir una propuesta que parece “un collage musical. Aunque mi estilo es el dance hall“.

Algunas personas dicen que tus letras son un poco subiditas de tono, ¿lo haces para tener un impacto inmediato sobre el público?
No, fíjate que no creo que mis letras sean pasadas. Juego mucho con las palabras, con la ironía. Hay algunas canciones más fuertes que otras. Pero en líneas generales, me gusta mucho la ironía, el juego de palabras, las metáforas. No todas mis canciones son meramente discotequeras –que claro que las tengo– Hay otras en las que reflexiono un poco sobre la realidad de los jóvenes colombianos. Hay un tema que se llama Degeneración X, donde hablo de la orientación que necesitamos, pero no de una realidad al estilo las novelas esas de narcos que andan por ahí…

Tipo “El Capo” o “Las muñecas de la mafia”… es decir que estás en desacuerdo con el llamado género de las narconovelas que tan popular está…
Creo que sí. No me gusta que se venda que eso es Colombia. Esa es una parte de la realidad del país o lo fue, pero Colombia es mucho más que eso. Creo que este país ha dado un giro positivo en los últimos años y eso hay que resaltarlo. En mi caso, como músico, yo creo que la música debe ser positiva y si te deja un mensaje debe ser positivo también. Siempre apuntando hacia arriba, hacia lo bueno.

Al parecer, tienes una conciencia social muy exacerbada porque también eres ambientalista…
Sí, me gusta la idea de que tomemos conciencia de que el planeta es nuestra casa y uno no hace sus necesidades en la sala de la casa. Así que hay que cuidarlo.

Otra cosa que cuidas es tu imagen. Siempre andas como arregladito, pero en un estilo que no se parece a tu música…
Dilo. Soy un nerd. Sí, me gusta mucho el estilo nerdcore. La verdad me dijeron nerd desde la época de la escuela. Desde la época del colegio porque estaba enamorado de la maestra de español y literatura. Así que me dedicaba a hacerle poemas. Desde allí viene.

¿Pero qué más pasó para que adoptaras esta imagen tan peculiar?
Que a mí me molestaba un poco esa situación, porque sentía que era una persona común y corriente. Así que con el tiempo aprendí a a convertir mis debilidades en fortalezas. Gracias a esa imagen me pudieron diferenciar e inclusive hoy en día veo a mucha gente tratando de vestirse como yo, que lo que soy es un provocador.

Pero esas provocaciones tuyas te han llevado a la fama dentro y fuera de tu país
A mí la fama no me gusta. Sin embargo entiendo que es algo que viene con el éxito.

¿Cómo se diferencian el uno del otro?
La fama es como la crema del pastel y el éxito es el pastel en sí mismo. El éxito es lo que estoy viviendo ahora mismo viendo mi sueño cómo se está realizando. Es llegar a la gente con mi música. Es reunir a millones de jóvenes y aprovechar mientras bailamos todos como locos y darles un mensaje ambientalista. La fama es no sentirte en libertad ni de tomarte una fotografía con alguien, no te la vayan a poner de amante, ¿me entiendes?.

¿Y los premios te gustan?
No te voy a decir que no, porque yo creo que a todo el mundo le gustan. Los premios hacen que los medios y la gente te reconozcan y te respeten, pero no definen que un artista sea mejor que otro.

You May Like

EDIT POST