Getty Images
People Staff
March 11, 2009 AT 11:00 AM EDT

Con toda franqueza, la actriz Jennifer Aniston confesó que hace un tiempo utilizó bótox queriendo borrar algunas líneas de expresión en su rostro, pero después de su experiencia, no sólo no lo recomienda sino que aseguró que no volvería a usarlo nunca en su vida.

“Lo probé, pero no me fue bien. Sentía como si tuviera un peso en mi cabeza”, dijo la novia de John Mayer en diálogo con la revista francesa ELLE, agregando que el bótox hace incluso que las mujeres se vean con mayor edad y le imprime mucha dureza a las facciones.

“El bótox acaba con la calidez en una cara. Ves a algunas mujeres y sabes que no son mayores, pero no sabrías decir qué edad tienen. Eso es lo que me detuvo”, aseguró la actriz de 40 años, quien a pesar de haber recurrido a la popular toxina, reconoce que en algunas ocasiones las inyecciones tienen efectos positivos en la piel y ayudan a detener el envejecimiento.

“Estoy de acuerdo con la opinión de Courteney Cox, quien describe el bótox como algo fantástico y horrible a la vez, al que terminó odiando”, concluyó.

You May Like