getty images
People Staff
October 17, 2006 AT 05:00 PM EDT

Jenni Rivera viajó a México, donde realizó las primeras declaraciones públicas tras la cita en corte que tuvo hace una semana con su ex marido, Trinidad Marín, quien está libre bajo fianza por los cargos de abuso sexual contra sus propias hijas y la hermana menor de la cantante, y que acabó a golpes entre su familia y la del acusado.

“Sí hubo golpes”, dijo Rivera al programa Escándalo TV (Telefutura). “Lo que sucede es que mi hijo, al ver al hombre que le hizo tanto daño a sus hermanas, el que se burló de su madre y que en ese momento en su cara se burlaba de mi hermano Lupillo [Rivera], entonces no se pudo contener y se soltaron los golpes”, aceptó la cantante. ‘Lamentablemente tuvo que suceder así, pero no es lo que nosotros deseamos”.

Sin embargo, Rivera subrayó que tiene fe en una resolución del caso: “Estoy confiada, [pues] sé que la justicia más grande viene de Dios”. Por otra parte, la intérprete aseguró que hay tranquilidad en la familia, mientras esperan el siguiente capítulo de este caso: “Mis hijas están muy contentas, obviamente ese día todo mundo se siente triste (…) pero no nos queda de otra más que tomar fuerzas (…) para salir adelante”.

La familia Rivera y Trinidad Marín tienen cita en corte el 10 de enero próximo. Por otra parte, Peopleenespanol.com supo que los jueces encargados del caso han girado un citatorio para los programas Escándalo TV y Univisión Radio para que envíen copias de las entrevistas realizadas con Rivera respecto al caso, para ser utilizadas en el proceso legal.

You May Like

EDIT POST