Getty Images
People Staff
October 06, 2006 AT 07:00 PM EDT

Si algo le hace falta a Jaime Camil en este momento es tiempo. El actor casi no da abasto entre las grabaciones de La fea más bella (Univisión), sus numerosas citas con múltiples señoritas y un número de proyectos cinematográficos en carpeta que cualquier actor desearía tener.

Este año además de continuar con las grabaciones de la novela que protagoniza junto a Angélica Vale, el mexicano comenzará a trabajar en la cinta Desafío, producida por Julio Bracho. Y el próximo año (respiren hondo) participará en A propósito de Alexa de René Bueno; Prohibido amar al sexo opuesto de Epigmenio Ibarra; Mami de Cristina Juárez; Las bicicletas; y, finalmente, un filme con Alfonso Arau aún sin título.

“Afortunadamente, el 2007 está lleno de películas y, si Dios quiere y la agenda se puede acomodar, sería irme de un set a otro. A mí me gusta mucho trabajar y tengo esa capacidad de salirme de un personaje y meterme en otro rápido”, explicó el galán a Reforma. “No es que trabaje en maquila, pero si tengo oportunidad de tener excelentes guiones en las manos y se pueden dar las condiciones para acomodarlos en una agenda, no veo por qué no hacerlo”, agregó.

De acuerdo al mexicano, gran parte de la capacidad que tiene para el trabajo se lo debe nada menos que a La fea. “Si he aguantado durante casi un año el ritmo de La fea puedo aguantar sin ningún problema el ritmo del cine, porque en cine un muy buen día de filmación son alrededor de 4 minutos diarios y en la telenovela hay que hacer 55, así que proporcionalmente es estar en vacaciones el hacer una película”, explicó. Ojalá que se esté alimentando bien, porque la energía la va a necesitar.

You May Like

EDIT POST