Televisa
Lena Hansen
January 25, 2014 AT 12:37 AM EST

Aunque pasa largas horas en el set de la telenovela Que pobres tan ricos (Univisión), Jaime Camil se las ingenia para no perderse momentos importantes en la vida de su hija Elena, de 2 años.

“Me voy temprano en las mañanas pero me da tiempo para darle de desayunar. En las noches trato de llegar para darle de cenar y que se duerma en mis brazos”, dice de la bebé, fruto de su matrimonio con la modelo mexicana Heidi Balvanera.

GALANES: 14 cosas que no sabías sobre Aarón Díaz (FOTOS)

El actor dice tener una relación muy estable con su esposa, de quien, cuenta, está más enamorado que nunca. Por eso asegura que su pareja no siente celos de sus besos con la actriz Zuria Vega en el culebrón. “Nos llevamos muy bien. Tenemos la misma ética profesional”, dice Camil de su coprotagonista.

En la historia, Camil interpreta a Angel Ruizpalacios, un hombre de familia adinerada que pierde su fortuna y termina mudándose a un barrio pobre donde conviven con la familia Menchaca. Así es como conoce a Lupita Menchaca (el personaje de Vega), de quien se enamora a pesar de sus diferencias sociales.

Aunque la trama pueda sonar trillada, el galán asegura que es una comedia de situaciones que sabe atrapar la atención del televidente. “Pretendemos que la gente se divierta y se olvide sus problemas”, dice el actor. Y añade sobre esta producción de Rosy Ocampo: “Muestra que el amor y la unión familiar van por encima de la clase socioeconómica”.

MÁS GALANES: Iván Sánchez (FOTOS) 

Camil —quien actuó en la serie Devious Maids y protagonizó la comedia en inglés Pulling Strings, que sale a la venta en DVD en febrero— dice que su intención es seguir actuando en el mercado anglosajón sin abandonar a su público de habla hispana.

“Hay que estar donde esté el trabajo”, dice el actor, quien adelanta sobre sus futuros proyectos: “Hay varios pasteles en el horno”. Entre esos planes está volver a ser padre, deseo que ya anunció al universo. Ahora falta esperar que la cigüeña los visite de nuevo. “¡Ojalá y pronto venga el segundo!”, finaliza.

 

You May Like

EDIT POST