Larry Busacca/Getty Images
Mayra Mangal
July 21, 2016 AT 07:58 PM EDT

Este jueves por la noche, cuando la empresaria y madre Ivanka Trump suba al estrado de la Convención Nacional Republicana para presentar a su padre, Donald Trump, el público podrá ver a una joven en la flor de la vida, con una belleza y una presencia envidiables.

Lo que quizá muchos no vean es a una madre que acaba de dar a luz y tiene, además de otros dos pequeños hijos, a un marido con un trabajo muy exigente y a todo un imperio de moda detrás suyo. A eso sumemos el hecho de que es la consejera y confidente más cercana a su padre, quien se encuentra en plena carrera hacia la Casa Blanca.

La hija del candidato republicano a la presidencia y su exmujer Ivana se ha convertido a sus 34 años en una de las mujeres más admiradas de su generación. Pero no todo es tan fácil como puede parecer. “Mi vida es caótica ahora mismo”, dijo a People. “Estoy exhausta 90 por ciento del tiempo”.

FOTOS: Los mejores memes de Donald Trump

Antes que nada están sus tres pequeñines: Arabella Rose, de 5 años, Joseph Frederick, de 2, y el recien nacido Theodore James, de 3 meses. Su esposo, el millonario Jared Kushner, de 35 años, ayuda a dirigir el imperio Trump de bienes raíces y otros negocios, así que ambos tienen un ritmo de vida muy ajetreado. ” Ser madre es la experiencia más satisfactoria, pero también la más loca y estresante [que hay]”, confesó.

Missing my monkeys!

A post shared by Ivanka Trump (@ivankatrump) on

“Apenas nos estamos acostumbrando a la nueva realidad de tener tres bebés en casa”, explicó. “Así que siempre toma un poco de tiempo acostumbrarse”.

Con tantas obligaciones, les es difícil encontrar tiempo para la familia. “Trabajamos realmente duro en la semana, y de verdad damos proridad a los fines de semana para poder reconectar como familia”, señaló Trump sobre la dinámica en su hogar.

All smiles as we head in to the weekend! #TGIF

A post shared by Ivanka Trump (@ivankatrump) on

FOTOS: Lo que no sabías de las exesposas de Donald Trump

Trump también aseguró que disfrutan de hacer jardinería y cocinar en su tiempo familiar. Sin embargo, como todo buen hogar con niños, no faltan los dramas a la hora de comer. “Siempre veía cada comida como una falla si [los niños] tenían hambre al llegar al postre”, indicó Trump. “Pero [mi hija] Arabella adora el postre, así que ahora comenzamos de atrás hacia adelante y ella me ayuda en la cocina”. 

You May Like

EDIT POST