Merci Mayorca
Vicglamar Torres
November 19, 2010 AT 05:00 PM EST

En plena década de los 80, cuando en Venezuela se consumía más música extranjera que la que se hacía puertas adentro, llegó un muchacho de pelo crespo que brincaba en el escenario. Corría por él de un extremo a otro y tocaba piano como los dioses. Fue uno de los que empezó a cambiar el concepto de que lo nacional no servía y, junto a colegas como Franco De Vita, Yordano, Ricardo Montaner y Guillermo Dávila, entre otros, iniciaron un movimiento musical sólido e interesante que abrió puertas a artistas y agrupaciones que vinieron detrás de ellos.

Aquel joven flaco y de cabello ensortijado, sigue tocando piano magistralmente y conserva la calidad musical que ha mantenido durante más de treinta años. Acaba de alzarse con un Latin GRAMMY y se presentó en Nueva York, para ofrecer un concierto llamado “Una noche íntima con Ilán Chester”, en Latin Quarter, donde el público disfrutó su repertorio de siempre y de las canciones nuevas.

Chester es una caja de sorpresas, cuyo mestizaje cultural se refleja en su música. Un jovencito judío, que creció jugando metras y volando papagayos con sus amiguitos que vivían en las barriadas caraqueñas y cuyo tío se salvó del holcausto porque jugaba fútbol con los oficiales alemanes.

Te acabas de ganar un GRAMMY, ¿qué tan importante es este premio para un artista?
Siempre es importante reconocer un buen esfuerzo. Así lo hacemos con nuestros hijos y vemos que trae buenos resultados. En mi caso particular, lo que más me gusta es que con este trabajo, Tesoros de la música venezolana, estoy exponiendo 67 de las más variadas canciones que representan la cultura musical popular venezolana. Las canciones son hermosas. Así como en algún momento la música de Bahía en Brasil pasó a ser escuchada por todo el país para luego ser apreciada y querida por todo el mundo, este trabajo y ahora con el GRAMMY, tiene la oportunidad de salir de los límites del territorio venezolano y tiene la oportunidad de ser apreciado por una mayor audiencia en otras latitudes.

Háblanos de la producción con la cual fuiste premiado, ¿cómo fue el proceso de selección de los temas, de producción?
Este es un verdadero trabajo en equipo. Mi esposa, Merci Mayorca, y los productores hicieron la selección del repertorio. Yo animé a los productores a que hiciéramos juntos algo que fuera exitante, que condimentaramos la tradición y que la vistiéramos de gala. El resultado es que tenemos una colección de 6 CD’s que contienen 67 de las más bellas canciones que se han compuesto en cualquier lugar del mundo.

Hablando de Venezuela, sabemos que es un país que atraviesa un momento social delicado ¿es difícil para un artista crear y desarrollarse profesionalmente en ese país?
En lo personal yo no he tenido problemas. Yo estoy acostumbrado a las dificultades profesionales. Las he tenido en toda mi carrera pero cuando alguien tiene una firme decisión de lograr un propósito, tarde o temprano, de alguna u otra manera se va a lograr.

¿Cómo es tu proceso creativo y cómo te sientes cuando escuchas alguna canción tuya en la voz de otro artista?
En mi caso particular, algunas veces surge la melodía antes de la letra y en otras ocasiones es a la inversa. Curiosamente, todavía uso la grabadora de caset. Ahí depositó las primeras letras o los primeros giros melódicos. A partir de ese momento el proceso creativo surge. Es una combinación de intenso trabajo pero también de intensa emoción. Algunas veces escucho en la radio a algún cantante que canta una de mis canciones y debo admitir que es muy sabroso.

¿Qué tan difícil fue grabar “Por principio” en 1979? Tu primer disco…
¡Qué sorpresa tan agradable que me hagas esta pregunta! El proceso fue mucho mas orgánico que en estos días. Nada era digital y todo era a tiempo real. Ese fue mi primer bebé musical. Fue una gran oportunidad que me dio el señor Wilhem Riken, quien es uno de los pioneros del mundo del disco en Venezuela. El fue muy bueno conmigo al darme la oportunidad. Recuerdo que ese disco es una ensalada musical. Tiene de todo, balada, salsa, joropo, instrumentales. Era mi primer intento.

¿Te sientes satisfecho con tu carrera?
Sí, soy un hombre agradecido. He podido expresar emociones a través de la música, he podido conocer mucha gente en muchos países. He podido mantener a mi familia haciendo lo que más me gusta hacer y he sentido el amor del público, ese mismo amor que siento por ellos. Dios trabaja de manera extraordinaria.

You May Like

EDIT POST