Michael J. LeBrecht II/LeBrecht Media
People en Español
September 11, 2016 AT 10:07 AM EDT

Con motivo del decimoquinto aniversario de los atentados del 9/11 este domingo, rescatamos esta entervista que People en Español le hizo a Wanda Ortiz, viuda de Emilio Pete Ortiz, cuando se cumplieron los 10 años de ese trágico día en 2011.

Ortiz, supervisor financiero de la compañía Carr Futures ubicada en el piso 92 del edificio norte de las Torres Gemelas, fue una de las 2,977 personas que perdieron la vida en Nueva York, Washington y Pennsylvania ese 11 de septiembre de 2001.

Wanda nos contó que a la hora de irse a dormir, sus gemelas Amanda y Emily le pedían que les contara un cuento. Pero no uno cualquiera de hadas, castillos y príncipes azules, sino de su papá. “Él era chistoso”, dijo Wanda a People En Español sobre su esposo, quien tenía 38 años cuando falleció. “Tengo tantos cuentos [de él] que ellas [hasta] tienen sus favoritos”.

RELACIONADO: Perrita, heroína del 9/11, recibe gran homenaje por su cumpleaños

Otra de las actividades predilectas de las niñas, quienes apenas tenían 6 meses cuando su progenitor desapareció de sus vidas, era entregar bonos de $200 a cinco estudiantes sobresalientes de su escuela —P.S. 184 Flushing Manor, en el condado neoyorquino de Queens— en nombre de su padre. “Es muy divertido hacerlo”, dijo Amanda sobre la entrega de los premios que realizaban todos los años. “También les explicamos por qué lo hacemos y lo que le pasó a nuestro papá”. 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

El 11 de septiembre del 2011, la puertorriqueña de 45 años reunió a amigos y familiares para compartir historias de su esposo, como la vez que se le ocurrió lanzarles a los solteros en su boda una gallina de hule en lugar del liguero.

Hasta ese entonces, Wanda, quien trabaja en facturación para un dentista, no había buscado rehacer su vida sentimental, pues prefería hacer picnics y andar en bicicleta con sus hijas. “Estamos haciendo todo lo que el padre quería hacer con ellas”, dijo María Rodríguez, la madre de Wanda, quien ha ayudado a criar a sus nietas. “La herida de que ya no está él [con nosotros] sigue abierta”.

You May Like