Getty Images
People Staff
June 28, 2005 AT 04:35 PM EDT

Todo indica que Russell Crowe aún no podrá dar vuelta la página del escándalo que desató en Nueva York hace tres semanas. El pasado 6 de junio el actor le arrojó un teléfono a Néstor Estrada, empleado del hotel Mercer en la Gran Manzana, porque no podía llamar a su esposa en Australia. Ahora, el conserje de origen hispano entablará una demanda contra la estrella de Hollywood.

De acuerdo al New York Daily News, en la demanda Estrada alega que luego de que Crowe le arrojó el teléfono en la cara, le lanzó un jarro de cerámica, hecho que dos testigos habrían presenciado y que además habría sido captado por las cámaras de seguridad del hotel. Además, el protagonista de Gladiator habría hecho una reverencia y luego habría adoptado una posición de karate. El empleado buscará obtener una indemnización por daños y perjuicios, además de una multa en contra de Crowe.

Aparentemente las conversaciones entre el actor y Estrada para llegar a un acuerdo extrajudicial no fueron exitosas, agregó el diario. “Russell Crowe asistió a tres programas de televisión para disculparse por el incidente y ahora está tratando de dar vuelta la página”, señaló a través de un comunicado de prensa el abogado del actor, Gerald Lefcourt, quien no quiso referirse a la potencial demanda.

Luego de haber quedado en libertad tras el pago de una fianza, Crowe pidió disculpas públicas por su conducta en el programa The Late Show with David Letterman (CBS) y afirmó que Estrada no contestaba sus llamadas telefónicas. Veremos si ahora logran hablar, aunque sea en la corte.

You May Like

EDIT POST