Getty Images
Vicglamar Torres/NYC
October 15, 2010 AT 05:00 PM EDT

Su día tiene veintiséis horas. Produce, arregla, compone, dirige tanto para sí mismo como para otros, incluyendo la industria cinematográfica. Es literalmente un hombre orquesta, pero además tiene un viñedo en Argentina, una “pequeña editorial” – como él mismo la ha llamado–, anda de gira con su grupo Bajofondo y tiene tiempo para lo más importante: “mi familia”, dice sin parpadear Gustavo Santaolalla.

“Tengo una hija ya grande y tengo también una chica de 15 con quien tengo la promesa de salir a cenar los dos solos una vez al mes y con el más chico que tiene 10 salgo a acampar los dos solos, porque cada uno de ellos tiene necesidades y me gusta ser su cómplice, su amigo. El que me conoce sabe que mi familia es mi prioridad, pero mi carrera, mi trabajo también son muy importantes. Trato de hacer lo mejor en todo, si hiciera las cosas de una forma mediocre pues para mí no tendría sentido”.

“Me gusta empujar los límites”, dispara el laureado músico de 57 años a PeopleEnEspanol.com.”Creo que nací con un don que me fue dado para hacer algo positivo con él. No sé cómo hago tantas cosas a la vez, sólo sé que las hago. Me produce una increíble satisfacción todo lo que hago, pero creo que lo que más me gusta es saber que de alguna manera está tocando de forma positiva a los demás”, asegura a través de una llamada telefónica desde la ciudad de Curitiba, Brasil, punto de partida para la gira de Bajofondo que este lunes 18 de octubre lo llevará al Highline Ballroom de Manhattan, además de ciudades como Bogotá, Río de Janeiro, Medellín, Guadalajara y Buenos Aires. “Pero para Halloween estaré en Buenos Aires con mis hijos”, comenta riéndose este hombre capaz de hacer varias cosas a la vez y hacerlas bien. De hecho, esta gira de la agrupación musical forma parte de un proyecto de danza que piensa producir pero del que no da mayores detalles.

Asegura que Bajofondo no es para él un playground. “Soy un hombre a quien le gusta pasarla bien y disfruto todo lo que hago”, pero si le ha dado la oportunidad de “volver al escenario. Sentir esa energía de tocar en vivo que hacía muchísimos años no tenía”.

Bajofondo nació hace algunos años con la intención de hacer música rioplatense. Además de Santaolalla, la banda la conforman:,Juan Campodónico, Luciano Supervielle, Martín Ferrés,Verónica Loza,Javier Casalla,Gabriel Casacuberta y Adrián Sosa.

Estalla en una carcajada al preguntarle si la agrupación recibe ese nombre porque ha tocado el fondo de la música y asegura que simplemente le dieron el nombre a la agrupación de un término que se usa mucho dentro de ese género, al que por cierto aclara que no les gusta que los califiquen como electrotango. “No somos tango electrónico. Hacemos un tipo de música que va mucho a nuestras raíces, tanto musicales como geográficas. Reflejamos mucho las orillas del Río de la Plata que es de donde venimos. Esta es una música mitad argentina, mitad uruguaya. El rock y el tango son parte de la genética nacional. Lo que hacemos es complicado a nivel musical, pero hacemos un show destinado a que la gente disfrute plenamente. Hacemos música popular y accesible”, dice el músico quien alguna vez soñó con estudiar cine.

De hecho, ha dado sus pasitos como director con el documental Café de los mestros que recoge la historia de los tangueros de Buenos Aires. Su anhelo de formarse dentro del séptimo arte se vio frustrado por la dictadura de Videla en Argentina, porque cerraron las instituciones donde podía hacerlo. Pero eso no cegó su sueño. De hecho, las bandas sonoras de las películas Babel y Brokeback Mountain le han valido el prestigioso premio Óscar dos veces, sin contar con los quince Grammys que también atesora en casa. “Todavía no puedo creer que me he ganado el Óscar”, dice el músico quien vuelve a hacer dupla con su amigo Alejandro González Iñárritu en la cinta Biutiful con la que espera que esta vez la estatuilla dorada vaya a parar a manos de Iñárritu, porque “se la merece”.

You May Like

EDIT POST