Getty Images
Vicglamar Torres/NYC
December 28, 2010 AT 05:00 PM EST

“No sé cómo hago tantas cosas a la vez, pero las hago”, comentó entre risas a PeopleEnEspanol.com el laureado músico Gustavo Santaolalla, quien hace dupla creativa una vez más con su amigo Alejandro González Iñárritu en la cinta Biutiful, con la que espera que el director mexicano ésta vez se lleve el Oscar a su casa porque “se lo merece”.

En su caso ya ha recibido dos estatuillas doradas por las bandas sonoras de Babel y Brokeback Mountain, además de los quince Grammys que también atesora en casa. “Yo amo el cine. Es una de mis grandes pasiones”, asegura el laureado músico quien le confesó a PeopleEnEspanol.com que: “nunca perseguí trabajar en cine. Las cosas se fueron dando. Un trabajo trajo el otro, un amigo me presentó a otro, pero no fue algo que busqué”. También nos contó que su anhelo era formarse dentro del séptimo arte aunque se vio frustrado por la dictadura de Videla en Argentina. Por esa época cerraron las instituciones donde podía estudiar cine. Pero eso no lo frustró. De hecho, ya ha dado sus primeros pasos como director. “Hice el documental El café de los maestros, que recoge la historia de los tangueros en Buenos Aires”, comenta Santaolalla, quien además no se considera un músico académico.

“Soy muy serio con mi trabajo y me importa todo, pero no soy ni académico, ni formal. Creo que esa característica hace que mi proceso creativo a la hora de trabajar en cine sea diferente a la de la mayoría de los músicos. Casi todo el mundo entra a trabajar cuando ya el trabajo de filmación está hecho. Yo soy al revés. Le pido al director que me permita estar en el proceso anterior con él. Voy haciendo cosas y se las voy entregando. Me involucro mucho, claro sin interferir con el trabajo del director o del productor, pero para mí la música es como otro personaje”.

Y un personaje que Santaolalla siente suyo. “Si el traje queda mal hecho o bien hecho es mi responsabilidad. Aunque la verdad es que siempre apuesto porque queden todas las puntadas precisas”, dice entre risas, mientras reconoce que es sumamente exigente “empezando por mí mismo. Al que más le exijo es a mí. Si no creo que pueda hacer algo bien, pues no lo hago”. Aunque también se reconoce hedonista. “Sí, totalmente. Soy un hombre al que legusta pasarla bien. Mis amigos y mi familia lo saben. Una de mis metas principales es pasarla bien siempre, por eso disfruto tanto lo que hago. Mi carrera para mí es un gozo. No sufro, lo disfruto. Creo que esa es la clave que me permite pasar tantas horas trabajando porque para mí es un placer”, comenta el hombre quien además de productor y director musical, tiene un viñedo, forma parte del grupo Bajofondo, tiene una pequeña editorial y encima es padre de familia. “Y trato de dedicarle especial atención a cada uno de mis hijos”.

You May Like

EDIT POST