GIO ALMA/Cortesía Crossover Agency
Natalia Bolívar/ NYC
January 09, 2008 AT 01:00 PM EST

Giselle Blondet nos cuenta qué esperar de la segunda temporada del reality show de belleza que nuevamente conducirá para Univisión, y del cual se siente sumamente feliz, pues a través de éste, se le brinda la oportunidad a varias chicas latinas de triunfar. El año pasado, la competencia se puso color de hormiga y este 2008 no será la excepción, cuando las 12 finalistas se disputen la corona entre pruebas y eliminaciones. La afortunada del primer programa fue la mexicana Alejandra Espinoza, quien impactó al jurado con su belleza y personalidad. Ahora, este concurso busca otra fiel representante latina en cinco ciudades de Estados Unidos y Puerto Rico.

La presentadora asegura que la mejor arma para ganar es ser uno mismo y reflejar lo mejor al público, quien finalmente es el que tiene la última decisión. Y en cuanto a la elección del jurado, la primera impresión es la más importante para seguir a la siguiente etapa. Según la puertorriqueña de 44 años, la belleza no lo es todo en esta competencia: personalidad y talento son también fuertes características. La conductora nos recordó que los requisitos para entrar al programa son: tener entre 18 a 27 años, hablar español perfectamente, tener papeles legales para trabajar en los Estados Unidos, una fotografía y la solicitud de inscripción.

Mientras se prepara para Premio Lo Nuestro y sigue con su programa Historias para contar, la conductora se concentra en el exitoso programa que pronto concluirá las audiciones en las ciudades de Nueva York, Houston y Miami.

¿Cuáles son las oportunidades que las chicas tienen en el programa?
Este programa representa un cambio de vida para una de estas chicas, yo diría que para más de una. Hay que recordar que uno de los premios es el contrato con Univisión y depende de la persona, depende del deseo, del talento, de cómo aprovecha esa oportunidad, lo que va pasar en el futuro.

¿La segunda edición del show será igual a la primera?
No, por supuesto vamos a tener cambios. La esencia del programa sigue siendo la misma pero este año vamos a ver más de lo que es el reality show. Qué pasa con la convivencia y dar la oportunidad de conocer que representa cada uno de ellas como mujer latina. Los retos van hacer diferentes, más difíciles. Estas son unas de las otras sorpresas que tenemos para el programa este año.

¿Cómo ha sido el cambio de las nuevas audiciones con las pasadas?
Este año encuentro que las muchachas han venido más preparadas, las veo hasta más bonitas. Es increíble quizá porque ya vieron el programa el año pasado y saben que es lo que busca el jurado. Vienen más seguras, con mucha personalidad, vienen vestidas lindas. En cada una de las ciudades que hemos visitado veo candidatas muy fuertes, me atrevo adelantar que este año la competencia va a ser más dura y por ende, la competencia en la casa entre las 12 finalistas.

Alejandra Espinoza fue la ganadora del año pasado, ­­­­­¿cómo has visto su evolución desde que entró al programa?
Ella es una muchacha muy tímida, es una de las cosas con las que ella ha tenido que trabajar y creo que lo esta haciendo muy bien. Poco a poco ha ido superándose y cada vez me gustan más los reportajes que ella está haciendo, de hecho siempre viene con nosotros a las audiciones y ahí aprovecha y hace sus reportajes. Es muy curioso porque la vemos a ella ahora desde el otro lado.

¿Quieres compartir una anécdota con nuestros usuarios que te haya robado el corazón en una audición?
Son muchas, son historias impresionantes. El año pasado tuvimos por ejemplo a Raengel, quien es dominicana de Nueva York, su mamá es sordomuda y yo le decía “qué vas hacer con el dinero sí tú ganas”, y ella me decía “lo único que yo quiero es comprarle un audífono a mi mamá, quiero llevarla a ver a la familia a Santo Domingo y llevarla de compras”. Son personas que viven con pocos recursos económicos pero muchos recursos de corazón.

Como presentadora y también belleza latina, ¿te hubiera gustado participar en un concurso como éste?
Yo creo que todas la niñas en algún momento hemos soñado con ser reinas de belleza. En mis juegos de niña yo me ponía vestidos y me encantaba que me regalaran coronas de juguetes, pero la verdad es que no, porque siempre me llamó la atención la actuación y la música. Realmente nunca fue mi propósito. El destino me trajo a esta profesión, yo tenía 14 años y pensaba estudiar sicología, y de hecho comencé mis estudios pero, como hacía teatro, pues ahí surge que necesitan una niña para una obra de teatro infantil y me llaman a mí. Después un director me vio e inmediatamente me ofreció trabajar en novelas, yo no lo tenía planificado. Yo digo que las oportunidades que aparecen en la vida uno las tiene que tomar, hacer lo mejor de ellas. Yo puse todo mi interés y mi pasión en esto.

You May Like

EDIT POST